En riesgo la fauna silvestre del departamento por el tráfico de animales

El tráfico de fauna silvestre, es uno de los delitos ambientales más frecuentes y preocupantes en el país, ya que no solo pone en riesgo la vida de los animales que son víctimas de este flagelo, también causa estragos en los diferentes ecosistemas, ya que muchos de los animales cazados y comercializados, juegan un papel fundamental en el equilibrio ambiental.

Muchas de las víctimas de esta problemática ambiental, son transportados en cajas, en guacales improvisados y hasta en maletas, en donde muchos de ellos fallecen o quedan con secuelas permanentes.

 

Rescatados

En Risaralda el año pasado, se efectuaron alrededor de 192 operativos contra el delito del tráfico de fauna silvestre, actividades coordinadas por la Corporación Autónoma Regional de Risaralda (Cárder) y la Policía Ambiental, quienes trabajan arduamente para erradicar este flagelo.

Fueron más de 490 animales los que fueron incautados y después de un proceso gradual de recuperación, fueron devueltos a su hábitat natural, según manifestó en entrevista con El Diario, Tatiana Margarita Martínez, directora encargada de la Cárder.

Mencionó la funcionaria que mucha de la fauna silvestre víctima de tráfico, es comercializada en las ciudades, donde los compradores los convierten en mascotas, generando en los animales graves daños físicos y de conducta.

Desafortunadamente no todos los animales silvestres que las autoridades logran rescatar del tráfico ilegal, pueden ser retornados a su hábitat natural, por lo que deben de mantenerse en albergues de fauna, santuarios de conservación, bioparques, entre otros, donde reciben la atención veterinaria.

En Risaralda diferentes especies, entre ellas serpientes, monos, tortugas y otros anfibios, aves,  entre otras, están en la mira de los traficantes de fauna silvestre, quienes extraen estos animales de las zonas de reserva natural, para venderlos en distintos lugares del país y hasta del extranjero.

 

Pie de foto 1: Según la Ley 1333 de 2009, en el país es ilegal la comercialización, la movilización y la tenencia de fauna silvestre. Las multas por incurrir en este delito, van desde los 5.000 salarios mínimos hasta la prisión de 48 a 108 meses.

 

Pie de foto 2: Risaralda es una de las zonas más ricas de Colombia en materia de aves, situación que aprovechan los inescrupulosos que se dedican al tráfico ilegal de fauna silvestre.

 

Compartir