Elefanta Kim en monitoreo, por incultura ciudadana

Por Mariana Suárez Guarín

 

La falta de cultura no tiene límites, el pasado fin de semana en las instalaciones del Bioparque Ukumarí de Pereira, se registró un hecho indignante donde un niño de 10 años de edad visitante del parque, arrojó una botella plástica al hábitat interno donde se encontraba la elefanta Kim y el animal ingirió este objeto. Esta acción del menor causó indignación en otra familia que se encontraba en el lugar, quienes solicitaron la expulsión inmediata del niño y su familia.

¿Qué dicen los cuidadores de los animales?

Por su parte voceros del bioparque aclararon que la primera medida que se toma frente a este tipo de casos es la atención inmediata del animal en este caso la elefanta, por parte del equipo de bienestar animal conformado por veterinarios y cuidadores, confirmando así mismo que el animal se encuentra bien hasta el momento y en permanente monitoreo.

Angélica Moreno Duarte, médica veterinaria encargada del cuidado de los mega vertebrados del bioparque confirmó a este medio que la elefanta Kim se encuentra en óptimas condiciones, así como sus otros dos compañeros elefantes. “Los animales están sin ningún cambio en su temperamento, comiendo lo que consumen normalmente todos los días que son más de 700 kilos de pasto entre los tres, unos 30 kilogramos de zanahoria y 10 kilogramos de remolacha al día. Ellos están respondiendo positivamente a todas sus sesiones de entrenamiento y jugando con sus juguetes de enriquecimiento ambiental. Todos nuestros animales tienen unos cuidados especiales los cuales están a cargo de personal profesional y técnico, con mucha experiencia en su manejo, quienes tienen una amplia capacitación trabajando con estos animales, entre ellos tenemos profesionales como zootecnistas, técnicos veterinarios y técnicos ambientales.

El mensaje de reflexión

“Todos nuestros animales tienen un grado de curiosidad de diferente nivel y al ver elementos extraños pueden dirigirse a ellos para tocarlos, sentirlos e incluso algunas veces ingerirlos. Invito a todos a no arrojar ningún tipo de elemento que pueda perjudicar la vida en cualquier tipo, sea humana vegetal o animal, independientemente del lugar, ya sea en centros comerciales, en las calles en los bioparques, o en las zonas verdes donde vamos a caminar”, expresó la médica veterinaria.

Educación ciudadana

Así mismo, voceros del bioparque explicaron que, aunque el equipo veterinario envío un parte de tranquilidad frente a la salud de la elefanta, creen que la educación a la ciudadanía es primordial y que este tipo de situaciones negativas deben ser corregidas y en especial cuando hay niños implicados, comprometiéndose en segunda medida a contactar por separado y dialogar con los representantes de las familias implicadas en este incidente.

Compartir