Que volver a la rutina no sea un problema!

Ya se acabaron o están a punto de acabarse las vacaciones de finde año para muchos, lo que significa que es hora de volver a la rutina. Y este cambio drástico, aunque parezca normal para algunos, para otros puede ser un poco traumático, incluso puede venir acompañado de una especie de depresión. Esto, según los expertos, se llama síndrome post-vacacional y hay maneras de contrarrestar sus efectos para evitar que el regreso a la realidad llegue como un baldado de agua fría. Échele gafa al tema, porque Q’HUBO consultó a la psicóloga Julia Pascual y aquí le entregamos algunos consejos.

¿Qué es el síndrome post-vacacional?

Si usted es un trabajador de oficina; es decir, está al frente del computador la mayor parte de su horario laboral, lo más probable es que presente síntomas como cansancio extremo, alteraciones del sueño y del apetito, tristeza, irritabilidad, falta de motivación y hasta dolor muscular a la hora de regresar de unas buenas vacaciones. Precisamente, al conjunto de todo eso se le llama síndrome post-vacacional y este puede presentarse mucho más fuerte en algunas personas que en otras, dependiendo de muchos factores. Sin embargo, siempre puede ser de gran ayuda seguir algunas de estas recomendaciones (ver abajo).

CONSEJOS PARA ENFRENTAR ESTE SÍNDROME

Regresar a casa a última hora antes de empezar su jornada laboral no es del todo una buena idea. Lo mejor es volver un par de días antes para no retomar la rutina de una manera tan brusca.

Si regresa con varios días de anticipación, usted también podrá ir retornando al horario que normalmente maneja de una manera paulatina, así no tenga que ir a trabajar, para ir acostumbrando nuevamente su cuerpo y mente.

Durante sus vacaciones lo más probable es que también haya dejado a un lado sus hábitos alimenticios, e incluso de ejercicio, por eso es recomendable también volver a ellos poco a poco antes de que llegue el día de regresar al trabajo.

Año nuevo, planes nuevos y metas nuevas, por lo que es importante planificar de una manera suave y muy realista las metas laborales que quiere proponerse para este nuevo inicio de su jornada laboral; eso sí, sin sobrecargarse.

Si dejó cosas pendientes antes de irse de vacaciones, trate de organizarlas con tiempo y priorice de lo más urgentealo que más puede esperar, así cuando llegue la hora de volver al trabajo no se sentirá perdido ni desorganizado.

Una vez ya esté de vuelta a la rutina, trate de aprovechar al máximo su tiempo libre, sobre todo con las cosas que más le gusta hacer. Evite a toda costa llevarse el trabajo para la casa o sobrecargarse de entrada con muchas tareas.

Es importante también no dejarse llevar por esa sensación de tristeza o irritabilidad, pues podría tomar decisiones que no le convienen.