Impacto en el quehacer profesional que ha dejado el Covid-19 en Pereira

Por: Jessica Ceballos Rangel  

Como cada año, hoy 1º de mayo se conmemora el Día Internacional del Trabajo, una fecha que se originó luego de que en 1886 se hiciera una huelga por tres días, en la que más de 80.000 trabajadores de diferentes fábricas en Estados Unidos, salieran a marchar para exigir la reducción a 8 horas de las jornadas laborales, puesto que eran entre 12 y hasta 16 horas. El 1889 se oficializó la fecha como homenaje a los “Mártires de Chicago”, 5 hombres que fueron condenados a la horca luego de las manifestaciones en las que hubo enfrentamientos con la fuerza pública.

Esta fecha se empezó a conmemora en Colombia en 1914. Hoy pasados 131 años de dicho episodio en Chicago, sigue siendo una fecha recordada por los millones de trabajadores colombianos puesto que 1º de mayo es un día festivo.

El Covid-19 cambió todo

Pero este 2.020, se hará una conmemoración diferente y atípica, no habrá marchas ni manifestaciones donde se reclamen los derechos de los trabajadores, ni actos culturales y artísticos al aire libre en honor a la fecha, este año no solo a nivel nacional sino mundial, los trabajadores deberán permanecer en casa debido a la propagación del virus Covid-19, la pandemia que se tomó al mundo y que hoy registra más de 229.447 fallecidos.

Hoy en día la mayoría de profesiones redujo su ejercicio laboral trabajando desde casa, llamado Trabajo Remoto de Modalidad Virtual, en la que los profesionales desde cada uno de sus hogares, cumplen con los trabajos, horarios, ventas, procesos, implementación de estrategias, etc. Otros siguieron e implementaron la modalidad de Teletrabajo, una opción poco realizada en el país y en la Ciudad de Pereira pero que en la actualidad cobra relevancia.

Por medio del uso de dispositivos móviles, plataformas digitales, aplicaciones e internet, miles de ciudadanos pereiranos están comprometidos con sus empresas y su quehacer profesional, trabajando diariamente desde sus lugares de residencia.

Por ello El Diario quiso reconocer la labor de algunos trabajadores que están activos, laborando desde casa o haciendo el desplazamiento hacia sus oficinas, cumpliendo con los protocolos de seguridad establecidos por el Gobierno Nacional durante este Aislamiento Preventivo Obligatorio, que busca mitigar y contrarrestar el aumento de contagios del Coronavirus.

El 2.020 conmemora una fecha histórica en el Día Internacional del Trabajador en Pereira.

A su vez este reconocimiento también se hace con el ánimo de dar una voz de aliento a los ciudadanos que han perdido su trabajo debido a esta crisis sanitaria y para los profesionales que incansablemente luchan a diario para atender y velar por la salud y seguridad de los pereiranos.

Reacciones

Los diversos profesionales dieron sus opiniones sobre cómo ha cambiado y se ha visto impactado su quehacer laboral en medio de la contingencia mundial producto del Covid-19.

* Alexandra Aristizábal Londoño, Contadora Pública Titulada de la Universidad Libre Seccional Pereira.

«Los contadores como profesionales integrales, debemos aprovechar nuestras capacidades técnicas e intelectuales para hacer de esta crisis una oportunidad de aprender a hacer un mejor y mayor uso de las tecnologías de información y comunicación que permita desempeñarnos con éxito y poder conservar nuestros clientes. Nos encontramos frente a un problema universal, a veces mirar al futuro en un panorama tan desolador es fácil caer en el desánimo y sentir que estamos en una crisis definitiva, pero no olvidemos que la vida continúa y que, gracias a Dios, estamos en una época en la que se nos facilita mantenernos comunicados y productivos a pesar del aislamiento físico que implica trabajar desde nuestra casa».

 

* María Fernanda Rivera Jaramillo, Administradora Ambiental de la Universidad Tecnológica de Pereira.

«En términos profesionales el teletrabajo nos ha obligado a utilizar las herramientas tecnológicas que ofrecen nuestros entornos de trabajo y que de una u otra manera se encontraban subutilizadas. Para mi sorpresa, he logrado mayor concentración en casa, en contraste con el entorno de la oficina, sin embargo, debo aceptar que extraño las pausas activas con los compañeros, los cafés compartidos en las reuniones, los encuentros o diferencias con el prójimo que nos hacen reflexionar sobre las sanas relaciones en el trabajo. Ahora que estamos encerrados, la naturaleza ha tomado unas vacaciones de nuestra presión en el planeta, pero siguen existiendo situaciones ambientales que atender, sobre todo en lo que respecta al mejoramiento de nuestras formas de interactuar con los ecosistemas, a respetar todas las formas de vida y a desarrollar acciones concretas para cambiar paradigmas en nombre de la sostenibilidad».

 

* James Daniel Ceballos Rangel, Ingeniero de Sistemas y Computación de la UTP.

«La labor en el mundo de las telecomunicaciones no ha cambiado notoriamente ya que se cuenta con la gestión y control de los servicios activos permitiendo la ejecución de las actividades normales. Los requerimientos han aumentado por la creciente cantidad de puntos de conexión que demandan calidad en las comunicaciones empresariales».

 

 

 

* Eliana Ramírez Palacio, Ingeniera Industrial de la UTP.

«He notado lo poco preparados que estamos todos en las tecnologías de la información, tanto colaboradores y clientes ya que nuestro única alternativa de contacto se resume en contacto telefónico y redes sociales, siento que nuestra mayor barrera es la dificultad de muchos de nuestros clientes para el uso de herramientas digitales, encontramos muchos que se rehúsan a usarlas. Está situación por la que estamos pasando nos lleva sin duda a replantear nuestra forma de comercializar, empezar a buscar una conexión comercial sin contacto físico. Cómo profesional me siento retada complemente en la búsqueda de nuevos métodos de comercio y sin duda la ingeniera ha logrado que pueda mantenerme a flote, implementando procesos claros y definidos desde la distancia con el equipo de trabajo».

 

* Lady Carolina Pareja Giraldo, Economista de la Universidad Católica de Pereira y Magister en Administración Financiera de Eafit.

Atender la gestión administrativa bajo la modalidad de trabajo remoto desde casa, ha sido retador pero también un éxito, gracias a las diferentes herramientas tecnológicas dispuestas por la institución en la que laboro, al compromiso y solidaridad de los diferentes equipos de trabajo y a la disposición de los directivos que han proporcionado todas las garantías laborales, promoviendo no solo nuestro bienestar sino también el de nuestras familias. De esta manera mi experiencia laboral ante la crisis ha sido excelente, la capacidad de respuesta y reinvención es evidente y me ha permitido crecer a nivel profesional y personal».

 

* Julián Grisales, Médico de la UTP.

«Esta nueva enfermedad empezamos hasta ahora a conocerla, por lo cual ha sido primordial no solo el compromiso del personal de salud sino de la comunidad, para permitir a los investigadores y clínicos establecer los mejores parámetros para enfrentarnos a esta lucha. Por ello, nosotros como personal de salud, hablo de médicos, enfermeras, auxiliares, facturadores y todos los que debemos entrar en contacto con el paciente en algún punto de su atención, nos encontramos en estado constante de alerta, con uso de equipo de protección personal que, aunque necesario, es incómodo y dificulta un poco el cumplimiento del protocolo para su adecuado empleo, pues requiere de una estricta lista de chequeo y uso de tiempo esencial, tanto para proteger nuestras vidas, como las de los otros pacientes y colegas que se encuentran libres de enfermedad».

 

* Yineth Ceballos Gil, Asesora Telefónica.

«El trabajo desde casa me permite ahorrar especialmente tiempo, lo que gastaba desplazándome hasta el lugar de trabajo lo invierto compartiendo en familia. El teletrabajo brinda seguridad y comodidad en estos momentos. Debido a la contingencia por el Covid19 los servicios de internet, tv y telefonía se han vuelto más indispensables, tanto para entretenimiento y teletrabajo, así como para mantener la comunicación con familiares. Desde casa brindo soluciones y atiendo empáticamente a los clientes».

 

* Alejandro Rotavista Cataño, Economista de la Universidad Católica de Pereira y Especialista en Gerencia Estratégica de Proyectos de la Universidad Nacional de Colombia.

«El teletrabajo tiene sus pro y sus contra, en mi caso y viéndolo desde el lado positivo, cuento con más tiempo en casa, el cual me permite compartir familia, mayor tranquilidad que permite tener un mayor control emocional frente a la toma de decisiones y asertividad en los procesos que tengo a cargo. He fortalecido la cultura del ahorro ya que se han reducido gastos. Se me ha dificultado la organización laboral en cuanto a trabajos en equipo y seguimiento a las labores individuales y claridad de tiempo en los procesos. El trabajo desde casa como medida de apoyo para mitigar la pandemia, es una opción válida, que vela por la seguridad personal, familiar y social».

 

* Juliana López Villa, Comunicadora Social y Periodista de la Universidad Católica de Pereira.

«Las casas se han vuelto oficinas y aulas de clase, pero también restaurantes, cines y hasta clínicas. Los padres se han convertido en maestros, los futbolistas ahora son espectadores, y los médicos y enfermeros del mundo han ocupado por fin su merecido lugar y reconocimiento como héroes. Somos seres cambiantes, pero no completamente conscientes de ello; llevo 45 días reinventándome, en especial profesionalmente, porque ahora no sólo soy la comunicadora social de una empresa, también soy diseñadora y hasta productora de videos en tiempo récord, al igual que la sociedad, que ha tenido que hacer frente a esta realidad y adaptarse a la nueva forma de vida».

 

* Jessica Natalia Llano Ramos, Tecnóloga en Análisis y Desarrollo en Sistemas de Información del Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA.

«En días de confinamiento, la ejecución, tiempo y hábitos laborales han cambiado de gran manera, pese a que aún debo dirigirme al lugar de trabajo, la jornada laboral ha sido recortada en el sector bancario, actividades que se debían realizar en lo cotidiano, muchas de ellas fueron postergadas sin un tiempo límite. Los días han transcurrido y la situación se convirtió en algo paradójico, pues en los días que consideraba «comunes» el mayor tiempo los pasaba en el sitio de trabajo y hoy que no lo puedo hacer se modificó a una posición un tanto extraña».

 

* Maribel Rincón, Administradora Industrial de la UTP

«He tenido que pasar por un proceso de readaptación a raíz de la situación actual que se vive a nivel mundial; este reajuste de mi vida laboral, no ha sido tan sencillo como esperaba. La comunicación se convierte en un obstáculo ocasional a pesar de tener a disposición tantos medios y plataformas, esto hace que el desempeño de las labores diarias sea más complicado. Sin duda no estaba preparada tanto psicológica como tecnológica y ergonómicamente, para los cambios tan rápidos que se han dado en los últimos días, los cuales han puesto a prueba la autogestión, y ha sido necesario desaprender y aprender de forma rápida desarrollando nuevas metodologías de trabajo y mejorando otras. Sin duda, el teletrabajo resulta ser más exigente de lo que parece y tiene un alcance más allá del aspecto laboral de cada persona».