¡Abra el ojo con las facturas!

Una de las cosas que la mayoría de las personas hace después de pagar sus productos en un supermercado o en cualquier establecimiento comercial es recibir la factura y ahí mismo arrugarla y botarla a la basura. Algunos solamente suelen guardarla si la compra fue de algún p ro du c t o que cuenta con garantía.

En casos esporádicos, algunas personas confiesan que ni siquiera se la entregan bajo el argumento de que el sistema no la generó o para que puedan participar en una serie de descuentos. ¡Grave error! Tenga presente que este pequeño papelito sí es importante, pues con este usted puede ampararse en varios derechos que tiene como consumidor. El Diario le cuenta algunos de ellos para que no se deje timar.

¿Qué es la factura?

Es un documento legal que, en pocas palabras, da fe de la venta de un artículo o servicio. Entregarla es de carácter obligatorio, tanto para los establecimiento comerciales como para quienes trabajan como profesionales independientes o quienes vendan.

¿Por qué es importante?

Revisar que su factura cuente con toda la información necesaria (ver foto) no solo lo ayudará a corroborar que el valor total que pagó corresponda exactamente a los productos que usted adquirió, sino también lo ayudará para presentar cualquier queja o reclamo ante el vendedor; pero ojo, esto no se debe confundir con la garantía (ver recuadro al lado).

La factura no es la garantía

Si bien este documento ayuda como soporte a la hora de hacer un reclamo por garantía, este no se debe confundir con la misma y mucho menos deben obligarlo a presentarla para cumplirla; es decir, los vendedores no pueden negarle la garantía de un producto si a usted se le perdió la factura. ¡Pilas con eso

¿Un recibo es iguala  una factura?

Algunos comerciantes les entregan a sus compradores un recibo haciéndoles creer que es lo mismo que una factura, pero mucho cuidado, porque esto es considerado como un engaño para la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), pues en un recibo no figura el nombre del vendedor, ni su NIT, y tampoco tiene numeración. Este documento no es la factura y, por lo tanto, no le sirve al comprador en caso de reclamo por la calidad de la mercancía adquirida o por cuestiones de garantía.

Sanciones para quienes no entreguen la factura

Si a usted no le entregan su factura, puede reclamar, pues los vendedores que no expiden este documento o no la entregan al comprador pueden incurrir, según la Dian, en la sanción de cierre del establecimiento de comercio hasta por tres días con un sello que dice “cerrado por evasión”,o incluso, pueden tener una sanción penal, porque esto se traduciría en el no cobro o no recaudo del IVA o del Impuesto Nacional al Consumo, lo cual es obligatorio.

Tenga en cuenta:

El vendedor debe tener copia de todas las facturas expedidas, por lo que si usted lo requiere, puede pedirle una copia en caso de que se le haya perdido la original.

Si a usted le niegan una garantía por no tener factura o tiene cualquier otra queja de este tipo, puede presentar su denuncia ante la Superintendencia de Industria y Comercio escribiendo un correo a contactenos@sic.gov.co o llamando a la línea nacional gratuita: 01 8000 910165.

Una factura debe tener:

Nombre del establecimiento y/o vendedor.

Ubicación.

NIT o número de cédula del vendedor.

Fecha de la venta Valor total de la compra.

Valor por producto y descripción, preferiblemente.

Datos del comprador.

Deben estar numeradas de forma consecutiva.