Domos de aislamiento, una idea para apoyar capacidad hospitalaria de Colombia

Ante la compleja situación en la que la pandemia del Covid-19 ha puesto a la capacidad hospitalaria de Colombia, investigadores y estudiantes de la Universidad de La Salle crearon unas unidades de aislamiento portátiles conformadas por domos y diseñadas para la atención de pacientes.
El objetivo de esta iniciativa es que en los nueve domos que conforman la infraestructura, hecha de plástico, sean atendidos enfermos que no estén graves y con ello se descongestionen algunas clínicas que, por los elevados números de pacientes críticos por coronavirus, se han visto desbordadas.

«Nuestro objetivo principal es producir estas unidades (…) para atender la emergencia de la Covid-19, principalmente. Sin embargo, la unidad también ha sido pensada para responder a diferentes emergencias o catástrofes naturales que lo requieren», contó a Efe la arquitecta Amelia Cala, que hace parte los investigadores que desarrollaron esta innovación.

La iniciativa, con la que se prevén fabricar 20 Unidades de Aislamiento Epidemiológico Portátiles (UAEP) y que tiene un costo de 1.023 millones de pesos (unos 287.506 dólares), fue financiada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación a través de la Mincienciatón, una estrategia para buscar soluciones a los desafíos que ha impuesto la pandemia a Colombia.

UTILIDAD DE LAS UAEP
La ministra de Ciencia, Mabel Torres, explicó a Efe que de la Mincienciatón participaron más de 200 investigadores e innovadores colombianos con iniciativas para «abordar la pandemia y para atender las necesidades propias de dicha pandemia». «En este marco, con la Universidad de La Salle (…) se desarrollaron estos domos, que se llaman unidades de aislamiento epidemiológico y justo entran en su fase de funcionalidad para determinar específicamente dónde pueden ser usados», explicó la alta funcionaria.

En ese sentido detalló que se está evaluando la funcionalidad de los domos, pues entre las opciones aparecen los hospitales locales que «por carencia de infraestructura colapsan, y al colapsar la atención se vuelve un poco más lenta, menos eficiente, y hay mucho más riesgo de contagio». La segunda opción que evalúan es que sean de apoyo para la estrategia estatal de vacunación contra el Covid-19, que comenzará el próximo 20 de febrero.

«La vacunación tiene dos puntos críticos, una es la vacunación en sí misma y lo otro es la observación del paciente. Lo que se tiene indicado hasta ahora, pero puede cambiar, es que el paciente tiene que estar aproximadamente unos 30 minutos en observación», detalló la ministra.

Por ello afirmó que puede haber un colapso en los hospitales por las camas adicionales que se puedan necesitar, por lo que las unidades pueden ser utilizadas en este contexto. Finalmente mencionó que pueden utilizarse «en emergencias, por ejemplo, por lluvias, temporales o huracanes en donde muchas de las personas pierden sus casas y en esos momentos construir es muy complicado». «Este es un domo que se puede instalar en dos o tres horas y resuelve una necesidad inmediata en el marco de la emergencia», apostilló Torres.

EFE

Compartir