Familia Uribe y su vida ligada a las piscinas

En 1993 llegó a la ciudad de Pereira siendo víctima de la violencia nacional. La vida le tenía guardadas varias bendiciones, fue en esta ciudad donde conoció a la que hoy es su esposa y madre de sus dos hijos deportistas.

Se trata de Alberto Uribe, técnico de mantenimiento de las piscinas, padre de Luis Felipe y Viviana, medallistas en los pasados Juegos Nacionales con Risaralda. En Fanáticos les contamos lo que pocos conocen sobre su vida familiar ligada a una linda historia con las piscinas de la Villa Olímpica.

“A Pereira llegué en 1993, no conocía a nadie, era desplazado de la zona de Urabá, allí teníamos un estilo de vida bueno y nos tocó abandonar todo. Aquí conocí en ese entonces al diputado Grafer Giraldo quien me hizo la conexión con el doctor Luis García Quiroga, presidente de la Liga de Natación y él me trajo aquí a las piscinas”.

Varios trabajos en las olímpicas
“Empecé de celador, trasnochando en las piscinas. Tras los años que trabajé fui ascendiendo poco a poco y a lo último terminé de asistente administrativo y también surgí como presidente del club de Clavados Águilas, hasta el año pasado que por mi relación laboral con la Alcaldía me tocó entregarlo”.

Allí era su casa
“Nosotros vivíamos acá porque el doctor Luis García, como te digo, me dio mucho apoyo, me sirvió mucho. Él hizo un apartamento aquí en la parte de atrás de las gradas y nos dijo: “Alberto ese apartamento es para que usted se venga a vivir con la familia.

Prácticamente nació en las piscinas
“Cuando nos vinimos a vivir a las piscinas, mi esposa tenía un mes de embarazo y todo el tiempo del embarazo fue acá hasta el momento de los dolores. Entonces Felipe prácticamente nació acá porque nosotros llegamos a la clínica y fue el hombre naciendo, el 3 de septiembre del 2001”.

Los primeros años de Felipe Uribe
“Mi hijo era un niño que le tenía miedo a las piscinas, aunque nació en este escenario, nosotros vivimos acá cinco años. Él veía el agua y era quién sabe ver qué y corría y todo. Incluso los profesores de los clubes cada rato le decían: “Felipe vamos al agua” y decía que no”.

Se motivó viendo a Viviana
“Al ver su hermana que practicaba los clavados desde los seis años, no sabía nadar todavía, se acercó al profesor Carlos Pérez y le dijo que si él le enseñaba clavados y el profesor le dijo: sí claro Felipe yo le enseño clavados. El profe con la paciencia de saber que mi hijo no sabía nadar, le consiguió un flotador en gusano y lo amarró a la cintura y le dijo que ya podía clavar y ahí empezó la carrera deportiva de mi hijo”.

Destacada desde sus primeros años
“Viviana tuvo su primera medalla a los tres años. Empezando clavados ella mostró lo que iba a ser, a comparación de Felipe porque él aunque daba resultados, no era lo que esperaba porque cuando estuvo en novatos, siempre le fue mal y él llegaba llorando y yo le decía que esperara, que todavía no era tiempo y ya cuando ganó su primera medalla de bronce eso fue la alegría más grande para él y ahí empezó a surgir con su medallería”.

Se la peleaban los profes
“Ella admiraba mucho al profesor Marco Antonio Llanos que ya falleció y él le insistía mucho que entrara a clavados, incluso Viviana estuvo en una época donde la peleaban los profesores, en ese tiempo había nado sincronizado, clavado y aletas y entre los tres se la sorteaban y venían donde nosotros a decirnos que la querían y la respuesta era que ella misma decidiera”.

Gran apoyo familiar
“Siempre hemos hablado con mi esposa el tema de ellos y nosotros siempre hemos acordado lo mismo, apoyarlos al máximo, al 100 %, cada triunfo es una alegría de nosotros, cada derrota es una lágrima con ellos”.

Actualmente don Alberto Uribe y su familia ya no viven en las piscinas sino en Cuba.

Luis Felipe tiene 18 años y Viviana 22.


Deja un comentario