Evítese males y deje la rabia a un lado

Es normal que todas las personas hayan sentido en algunas etapas de la vida enojo, pues es una emoción en la cual se revela el inconformismo frente a alguna situación. Sin embargo, lo recomendable es tomarse un respiro para responder y obrar con calma, ya que la rabia no solo puede ocasionar disgustos sociales y personales sino que también enfermedades gravísimas debido a que altera las pulsaciones cardíacas y tiene efectos neuronales.

Hablamos con Camilo Espinosa, docente de Psicología de la Universidad El Bosque, quien nos contó cómo la ira puede afectar la salud de una persona y qué debe tener en cuenta usted antes de dejarse llevar por el enojo. Así que pilas: píenselo dos veces antes de alterarse por cosas que quizá no tengan tanta importancia.

¿Qué es el enojo? 

Es una emoción que surge por una especie de disgusto del ser humano en medio de algo y que se manifiesta de distintas maneras, ya que puede presentarse a través del lenguaje verbal, los gestos, agresión física o puede incluir los tres factores. Ocurre porque la sangre comienza a fluir de manera más rápida en el cerebro y hace que la persona (en la mayoría de los casos) no se controle al momento de actuar.

¿Qué pasa cuando me enojo?

En primer lugar, el corazón bombea más sangre de lo normal, y con mayor rapidez, enviándola principalmente a los músculos del cuerpo como una posición de defensa, por esto es que con rabia algunas personas sienten que tienen más fuerza de lo normal. Además, se crean más plaquetas y se pone en marcha el sistema inmunológico por si hay alguna herida en el cuerpo. Asimismo, se puede presentar un desbalance neurológico y la persona se puede sentirse más fatigada y con hambre.

Consecuencias

La tensión que se refleja al momento en que alguien tiene rabia es máxima, por lo que esto puede tener efectos fuertes en la salud de la persona. Debido a que el enojo crónico (enfado continuo) puede causar problemas de indigestión (porque se contrae el intestino), gastritis (la rigidez genera el reflujo) y aneurismas (enfermedad cardiovascular que se da por la dilatación en las arterias), lo cual no permite que la sangre fluya correctamente”, según Espinosa.

¿La rabia envejece?

Hay personas que se enojan con facilidad por cualquier tipo de situación y quieren imponerse ante los demás por medio de su rabia. Es una emoción que genera rigidez completa en todo el cuerpo y que hace que la sangre bombee mucho más rápido, por lo que la persona va sintiendo un mayor cansancio y esto hace que cada vez se le vean más los años. Intente, dice el experto, no enojarse de seguido si no quiere revelar más edad de la que realmente tiene.

¿Qué hacer en momentos de rabia?

De acuerdo con el docente de Psicología, lo primero que se debe hacer en momentos de rabia para prevenir impulsos que puedan afectar aún más al organismo es identificar si la rabia está justificada o no. En caso de que de alguna manera sí esté justificada, entonces hay que tratar de resolverla situación que la está generando; de lo contrario, si no está justificada, se deben realizar ejercicios de respiración o relajación muscular progresiva, lo cual ayuda al cuerpo a volver a su estado normal.

Algunas recomendaciones

1. Realizar actividad física.

2. Mantener una dieta balanceada.

3. Tratar de tener una expresión o actitud saludable y asertiva frente al enojo.

4.Hacer ejercicios constante de respiración, tratando en lo posible mantener el aire en el diafragma y no en los pulmones.

5.Dedicar un poco de tiempo a sesiones de relajación.