Plataformas contribuyen con el ejercicio académico , El uso de la tecnología se tomó las clases universitarias

Durante el confinamiento los estudiantes y docentes deben estar en constante comunicación y continuo aprendizaje.

El uso de aplicaciones digitales también se tomó la educación superior a cabalidad, gran mayoría del mundo, se tornó a ejercer trabajo y formas de estudio por medio del uso de la tecnología y la digitalización.

Aunque muchas universidades ya contaban con programas virtuales, donde la presencialidad era casi nula, los fines de semana o cada 15 días; la mayoría de los programas son en modalidad presencial, esta última, una de las más afectadas debido al cierre de las sedes educativas.

Lo anterior dio paso a lo que hoy se conoce como la modalidad Presencial Asistida por Tecnología, PAT, la cual ha permitido la continuidad con los programas académicos de las universidades. Por medio de herramientas tecnológicas las instituciones están desarrollando las clases, evaluaciones y talleres.

Los planteles educativos deben dirigir todos sus esfuerzos para poner en acción al 100% las estrategias de innovación, que permitan llevar el aula de clase a la casa de cada estudiante. Es así como toda la oferta de educación asistida de manera virtual toma un lugar indispensable en esta situación extraordinaria.

Vale recordar que el sector educativo según lo estableció desde un principio el Gobierno Nacional, tanto universidades como escuelas y colegios irán con clases virtuales hasta finalizar el mes de mayo.

El objetivo de la PAT es continuar con el desarrollo normal de la oferta educativa, aprovechando las ventajas de internet y los avances en tecnologías, donde las universidades han dado a conocer sus plataformas digitales que garanticen disponibilidad, respaldo y seguridad, pero sobre todo, aportando en gran medida a la calidad educativa.

Metodología Presencial Asistida por Tecnología, PAT
Esta modalidad plantea un desarrollo de innovación y creatividad que convierte el proceso formativo en una dinámica práctica, que contribuye a adquirir conocimiento y disponer de un procedimiento que le permita poner en práctica lo aprendido.

La PAT, trajo consigo grandes retos, desafíos y la vez oportunidades para el sector educativo a nivel local y nacional, contar con una sólida y real bases de datos que brinde seguridad a las cuentas y plataformas, es un aspecto clave hoy día puesto que los ciberdelincuentes están a la orden del día para interferir y robar accesos.

Así mismo contar con espacios debidamente organizados y mantener condiciones de prevención, para casos especiales de estudiantes que no tiene posibilidad de conexión en sus casas o que requieran un acompañamiento especial.

Para todo el personal universitario, los estudiantes y sus familias, ha sido una nueva experiencia y aprendizaje, al principio no fue fácil, pero actualmente ambas partes se han ido adaptando a esta nueva forma de estudio y nuevo estilo de vida, donde las casas y apartamentos se convirtieron en los salones de clase.

Pasada esta situación sanitaria, volver a retomar las clases y la vida universitaria será otro reto para las entidades gubernamentales locales y nacionales y para las administraciones universitarias, para velar no solo por la salud e integridad de las personas sino por la calidad en la formación académica y humanitaria de los futuros profesionales.

Son varias las herramientas que utilizan las universidades para llevar a cabo la conexión e interacción entre estudiantes, docentes y personal administrativo.

 

Un reconocimiento

• A toda esta contingencia mundial se suman los valiosos aportes, que las instituciones de educación superior de la ciudad de Pereira, han hecho a la mitigación de la pandemia por medio de proyectos desarrollados de gran impacto tecnológico y de salud.

Algunos beneficios de la metodología

• Permite ejercer mayor control sobre el tiempo, lugar, ruta y ritmo del proceso formativo.
• Facilita el acceso a los materiales de la unidad de estudio, al estar dispuestos en la plataforma en cualquier momento.
• Incrementa la flexibilidad del proceso formativo, adecuándose a las necesidades de los participantes.
• Facilita el desarrollo del pensamiento crítico de los egresados del programa, requerido en el desempeño profesional.
• Rompe las barreras temporales y espaciales asociadas al desarrollo de las competencias esperadas en los egresados del programa.
• Incrementa el nivel académico de los egresados del programa.
• Permite que el estudiante contacte al facilitador, sin tener que ir a la institución en un momento determinado.
• Apoya el desarrollo de competencias como autonomía, adaptación y tratamiento de la información, entre otras, requeridas en una sociedad digital.
• Facilita la formación significativa, pues al ser los estudiantes los que elaboran, seleccionan y reflexionan sobre la información, es más eficaz la asimilación.