Las remesas, un empuje a la economía regional

Risaralda es el mayor receptor de remesas del Eje Cafetero y el cuarto a nivel nacional después de los departamentos del Valle del Cauca, Antioquia y Cundinamarca.

Los que reciben este alivio monetario (las remesas) mejoran su calidad de vida y este se convierte en un aporte muy valioso para solventar las obligaciones y compromisos del día a día para innumerables familias colombianas.

Las remesas comprenden las transferencias corrientes realizadas por los emigrantes a su país de origen, ya sea en dinero y/o en especie y hacen parte de las transferencias corrientes registradas en la Balanza de Pagos de Colombia.

Su importancia

Es fundamental el papel que cumplen las entidades gubernamentales y el Banco de La República para que estos recursos que llegan al país, sirvan en gran medida a solventar la complicada crisis producida por la pandemia actual.

El envío de remesas es un método muy eficiente de obtener fondos directamente para aquellos que los necesitan, gracias a la naturaleza directa de poder enviarlos a un individuo.

Según el Banco de la República, en el mercado emisor de remesas opera una cadena de agentes compuesta, en un primer caso, por una tienda local, captadora interna de giros, y una entidad transmisora internacional de divisas (ETD) o, en un segundo caso, por un banco corresponsal. Por su parte, en el mercado receptor de Colombia operan agentes pagadores de remesas familiares compuestos por casas de cambio, bancos, corredores de bolsa y compañías de financiamiento comercial. Como consecuencia de la intervención en esta cadena de varios agentes transmisores que pueden presentar distintas estructuras de operación, existen costos de transacción que afectan el envío y pago de una remesa familiar.

Los ingresos por remesas de trabajadores se han convertido en una fuente importante de recursos externos para las economías emergentes, entre ellas la de Colombia. El impacto positivo de estos ingresos en las economías receptoras se ve disminuido por los costos de transacción implícitos en el proceso de envío y pago de la remesa.

Las brechas en oportunidades e ingresos, al igual que la violencia y el cambio climático, son la principal justificación para que una persona busque un mejor futuro para sí y los suyos en tierras diferentes.

 

Las remesas en tiempos de Covid-19

Las remesas son una fuente de ingresos vital para los países en desarrollo. La recesión económica actual provocada por la pandemia está afectando gravemente la capacidad de enviar dinero a los hogares de origen.

El 94 % de los recursos que vienen del exterior para cerca de 350.000 familias se destinan a gastos corrientes de la casa. Los jefes de hogar, y especialmente las mujeres, son las principales beneficiarias (casi un 70 %).

El Banco Mundial pronosticó la caída de las remesas globales en aproximadamente un 20% debido al impacto del Covid-19.

Según el Banco Mundial, “en Colombia las remesas crecieron más del 6 %, en el año 2019. Por su parte de acuerdo con las estadísticas del Banco de la República, en el año 2018, los giros percibidos del exterior ascendieron a 6.325 millones de dólares”.

La entidad estima que en este 2021, las remesas se recuperarán y aumentarán un 5,6 % hasta ubicarse en los USD 470 000 millones.

Un fenómeno global

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, ONU, el número de migrantes en el mundo llegó a 258 millones de personas en 2017, 3,4 % de la población total, y todo apunta a que la cifra incrementa.

En épocas más recientes, el sur del continente se volvió un polo de atracción, en países como Chile y Argentina.

Compartir