21.4 C
Pereira
sábado, enero 28, 2023

Jaime Ceballos da vida trabajando por el bienestar social

Nació en Manizales, creció en Cartago y se formó como arquitecto en Bogotá, don Jaime Ceballos Ospina se radicó en Pereira, convirtiéndose en uno de los pioneros a nivel nacional en comercializar la previsión exequial para el Eje Cafetero.

Posteriormente se radicó en Pereira, cuando la Diócesis lo llamó para construir el primer parque cementerio en Pereira, un llamado de la vida que determinó cuál sería su larga y satisfactoria misión de retribuir con total disposición y servicio aquello que la vida se lleva.

El inicio de La Ofrenda dio camino cuando la Diócesis retribuye la labor de don Jaime a través de acciones, le entregan parte del cementerio; Daniel su hijo, le cuenta a El Diario, que fue en ese momento donde nace la vinculación de su padre al sector funerario y ahí “dejó de ser arquitecto y se convirtió en sepulturero” coms siempre lo dice don Jaime.

El fundador de La Ofrenda tiene una filosofía de vida donde se considera igual que los demás, para él la compañía es una empresa familiar y se saluda desde el colaborador hasta el más alto directivo, para él todos son iguales y todos merecen respeto y un trato amable.

Así nació un negocio más comercial, creció la empresa y al ser un servicio exequial, identificaron que las flores empezaban a ser una necesidad y comenzaron a crear floristerías, se necesitaban buses para trasladar a los usuarios y entonces implementaron una flota, además ofrecieron Póliza de Repatriación Latina que protege en 9 países, y ahora tienen cerca de 21 empresas.

Es normal que don Jaime visite las salas de velación, se tome un café con quien prepara los cuerpos o esté en el parque con la persona encargada de las tumbas. Daniel Ceballos asegura que su padre no ve barreras ayudando a la gente, lo que ha establecido fuertes lazos dentro de la empresa con un talento humano que perduran hasta 30 años laborando, gracias a la filosofía familiar.

Desde la fundación, la empresa ha tenido como propósito, retribuir un poco de lo que la vida de alguna manera ha quitado. La Ofrenda trabaja enfocada en la prestación de servicios funerarios, se encargan de la muerte trabajando por el bienestar social, ayudan a distintas organizaciones en pro de las mujeres cabeza de hogar, entregan recursos, remodelan espacios en zonas de colegios y apadrinan niños.

Esta compañía genera empleo, protege a las personas, se adaptan a cualquier tipo de modelo económico, han logrado que la empresa crezca, porque Jaime Ceballos ampara al doliente, al usuario y cliente para que este comprenda que el sentimiento es compartido.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -