MEJORES UNIVERSIDADES. El uso de la tecnología como parte de la excelencia educativa

Plataformas digitales y aplicaciones se volvieron protagonistas en el ejercicio académico de las universidades.

De manera repentina y sin llegarlo a pensar a mediano o largo plazo, las universidades del Eje Cafetero cerraron sus puertas por un periodo no especificado, llevando hasta los hogares las aulas de clase, los lugares de descanso y ocio.

Existen muchos estudiantes que dejando a un lado el miedo de contagiarse del Covid-19, extrañan profundamente volver a las aulas, recorrer las instalaciones de las universidades, permanecer horas durante el día esperando ver cada clase, compartir con compañeros, amigos y profesores.

Las acciones anteriores serán aplazadas por varios meses, por lo menos por el resto del año la cotidianidad universitaria cambió. Debido a la pandemia que tocó fondo en el país, existe temor volver a abrir las puestas y que todo vuelva a ser como antes. Para ello se necesitará de tiempo, compromiso y todo un protocolo de bioseguridad para volver paulatinamente a la normalidad académica.

Por ello las clases asistidas por la tecnología, se tomó las universitarias. Evitar el contacto y cercanía entre personas, acercó los dispositivos móviles y plataformas los cuales buscan captar la atención y entregar buenas experiencias educativas. Dicha experiencia formativa permite aprovechar los beneficios de la tecnología como soporte al proceso formativo presencial.

Aunque muchas universidades ya contaban con programas virtuales, donde la presencialidad era casi nula, los fines de semana o cada 15 días; la mayoría de los programas son en modalidad presencial, esta última, una de las más afectadas debido al cierre de las sedes educativas.

Metodología PAT

Lo anterior dio paso a lo que hoy se conoce como la modalidad Presencial Asistida por Tecnología, PAT, la cual ha permitido la continuidad con los programas académicos de las universidades. Por medio de herramientas tecnológicas las instituciones están desarrollando las clases, evaluaciones y talleres.

La PAT, trajo consigo grandes retos, desafíos y la vez oportunidades para el sector educativo a nivel local y nacional, contar con una sólida y real bases de datos que brinde seguridad a las cuentas y plataformas.

 

Bondades de la modalidad

• Facilita el desarrollo del pensamiento crítico de los egresados del programa, requerido en el desempeño profesional.

• Rompe las barreras temporales y espaciales asociadas al desarrollo de las competencias esperadas en los egresados del programa.

• Incrementa el nivel académico de los egresados del programa.

  Permite que el estudiante contacte al facilitador, sin tener que ir a la institución en un momento determinado.

  Facilita la formación significativa, pues al ser los estudiantes los que elaboran, seleccionan y reflexionan sobre la información, es más eficaz la asimilación.

  Permite ejercer mayor control sobre el tiempo, lugar, ruta y ritmo del proceso formativo.

  Facilita el acceso a los materiales de la unidad de estudio, al estar dispuestos en la plataforma en cualquier momento.

Vale la pena anotar que debido al aumento del uso de los celulares y computadores, sus diferentes programas y aplicaciones puede dar paso para ataques cibernéticos, actos que según estudios han ido en aumento. Por ello se hace necesario contar con programas de seguridad que salvaguarden la información y datos de todo el personal educativo y estudiantil. 

 

Grados virtuales

Esperanzados en un grado, cientos de estudiantes se han graduado por medio de videollamadas, con ceremonias virtuales. Siguiendo los pasos y protocolos, los futuros profesionales recibieron sus diplomas y el aval para ejercer de manera profesional.