El futuro de las cajas de compensación está en riesgo

Explicó que si sobre dichos aportes se establecen cargas adicionales, ello implicaría el quebrantar el principio constitucional y se afectaría la sostenibilidad del sistema de seguridad social integral.

Una seria advertencia sobre el riesgo en que se encuentran los recursos de las Cajas de Compensación Familiar, los cuales se convierten en bienes y servicios sociales para 9.5 millones de trabajadores, los que sumados a sus familias suman un total de 21 millones de personas, lo que equivale al 43.7 % del total de la población, lanzaron desde Cartagena las Cajas de Compensación Familiar en el marco del 31 Congreso Nacional de Asocajas.

El presidente de la junta directiva de Asocajas, Ernesto Herrera Diaz-Granados, indicó que el año pasado estas entidades destinaron $ 2.1 billones al pago de 63 millones de cuotas monetarias, $ 300.000 millones para apoyar la formación y la educación de los afiliados, se prestaron 60 millones de servicios de recreación y deportes en 318 centros recreacionales y unidades deportivas, se otorgaron 1.123.504 créditos sociales,  56.345 subsidios de vivienda por más de $ 1.1 billones y a través del Servicio Público de Empleo se logró la vinculación laboral de 204.770 personas, incluyendo 14.000 víctimas del conflicto armado y 61.400 jóvenes.

“El año anterior administramos recursos por $ 7 billones  provenientes de los aportes de las empresas afiliadas, que convertimos en salario social a través de los beneficios antes mencionados, la mayoría de los cuales se orientaron al 90% de los trabajadores afiliados que devengan menos de 4 salarios mínimos legales mensuales, en cumplimiento de la que considero nuestra función más importante, que es consolidar económica y socialmente a esta población evitando que caigan en situación de pobreza, aportando a la equidad y la igualdad en nuestra sociedad”, dijo Herrera Diaz-Granados.

Grave riesgo

Sin embargo este esquema está en grave riesgo, por lo que resulta perentorio asumir desde el sector trabajo, una defensa argumentada y conjunta de los recursos del subsidio familiar, que permita lograr la estabilidad jurídica de los aportes del 4%.

“Es importante tener en cuenta que de acuerdo con su naturaleza, estos recursos son bienes intangibles y de carácter público que provienen de los aportes de los empresarios, no del salario de los trabajadores, los cuales se convierten en salario social una vez son entregados. Es con dichos aportes parafiscales atípicos que las Cajas atienden el subsidio familiar en dinero, especie y servicios, y cubren los servicios de seguridad social que les asigna la ley”, anotó el presidente de la Junta de Asocajas.

Explicó que si sobre dichos aportes se establecen cargas adicionales, ello implicaría el quebrantar el principio constitucional y se afectaría la sostenibilidad del sistema de seguridad social integral. Pero aunque la Constitución y la jurisprudencia no dejan duda sobre la naturaleza y tratamiento de los recursos parafiscales, actualmente cursan numerosos proyectos de ley que afectarían los aportes del 4%.

Deja un comentario