Eduardo Cardona agitó el ambiente político la semana pasada con una carta a la opinión pública en la que invitaba a construir una coalición que enfrente a la casa Merheg para quitarles el poder. El exconcejal de Pereira y precandidato a Gobernación de Risaralda por el Centro Democrático, dice que se sostiene y en entrevista con El Diario habló acerca de sus propósitos y lo que quiere para Risaralda en los próximos años.

Tras esa carta ¿qué respuesta ha obtenido en el departamento?
La respuesta ha sido amplia y positiva. Si bien en primera instancia planteamos la necesidad de construir una alianza política para enfrentar la maquinaria clientelista de la casa Merheg, es claro que vamos a actuar contra todos aquellos que han convertido la corrupción en su forma de vida, apropiándose de los dineros públicos.

Y de los miembros del Centro Democrático, ¿qué respuesta hay sobre esa postura suya?
Esta semana estuvimos reunidos con las directivas del partido y hay decisión absoluta en ese propósito de luchar contra la corrupción política y administrativa, cualquiera que sea su origen.

¿Por qué considera que los Merheg no pueden seguir ostentando el poder en Risaralda?
Los ciudadanos les confirieron un mandato como congresistas y como respuesta, a uno de ellos, Habib Merheg, la Corte Suprema de Justicia le dictó orden de captura por vínculos con el paramilitarismo. Y de los acuerdos políticos firmados por Samy Merheg hay dos alcaldes, un exalcalde y un exsecretario de despacho presos por corrupción y delitos contra la administración pública. Esos son los hechos.

¿Cuál es el candidato de esa casa política a vencer?
Falta la selección del candidato y aunque por cálculo político se va a poner de moda tomar distancia de los Merheg por la cercanía de las elecciones, todos sabemos que quienes aspiran al cargo de gobernador por esa casa política han permitido que todo este desastre suceda en sus narices, no nos impresionemos incluso si se inventan una pelea para posar de independientes o si se inventan más candidatos para mitigar el desprestigio.

¿Personas como Álvaro Arias y Diego Naranjo tiene cabida en esa gran coalición?
Son bienvenidos todos los ciudadanos con o sin partido que quieran contribuir a recuperar el rumbo del departamento.

¿Por qué decide aspirar a Gobernación y hacerlo por el Centro Democrático?
Amo este departamento, tengo la claridad, la capacidad y la formación para llevarlo a las grandes ligas de la mano de un equipo profesional que no piense en hacer negocios personales sino en el desarrollo del departamento. Reconozco el esfuerzo de los congresistas Corrales y Vallejo y del comité político del partido de buscar candidatos con capacidad, trayectoria y pulcritud, sin importar su origen partidista. La meta es construir un gran acuerdo con muchas voces y expresiones ciudadanas.

De llegar a ser Gobernador, ¿qué haría para cambiar las cosas y atacar la corrupción?
El primer paso, dar el ejemplo. Muchos problemas nuestros surgieron con esa idea de que “todo vale”, que “el colombiano nunca se vara”, que “no importa que roben, pero se vean las obras”. Ese imaginario perverso debemos cambiarlo. Además, normas contra la corrupción existen, lo que tenemos es que aplicarlas y ser inflexibles con quienes creen que el ejercicio público es para enriquecerse.

¿Qué considera importante hacer por Risaralda?
Tenemos que adecuar nuestro territorio a las nuevas realidades sociales, económicas y ambientales que vendrán con obras de infraestructura como la Plataforma Logística, el Tren de Occidente, la concesión Pacífico 3; la zona franca, el nuevo Batallón San Mateo, entre otras.

¿Qué propuestas o proyectos se pueden desarrollar en materia económica, social y de infraestructura?
Habrá prioridad en la educación y la salud, corregiremos indicadores tan inaceptables como que, en una medición que hace el consejo privado de competitividad entre 27 departamentos, ocupamos con relación a la inversión en calidad de la educación básica y media, el deshonroso puesto 25; en deserción escolar el puesto 24 y en asuntos de vida o muerte como asignación de citas médicas el puesto 27, es decir, el peor del país.
Hay unos sectores estratégicos estudiados y definidos de los que depende el desarrollo del territorio con los que estamos comprometidos: los tradicionales como el café, comercio y moda; los priorizados como la agroindustria, metalmecánica y turismo y los sectores promisorios como logística, biotecnología y la industria 4.0 conocida como la cuarta revolución industrial. La Innovación, la ciencia y el desarrollo tecnológico para potenciar el empleo y la calidad de vida serán transversales a todas las políticas de desarrollo.

8,386 total views, 27 views today