15.6 C
Pereira
martes, noviembre 29, 2022

Ya es suficiente

La Confederación Sudamericana de Fútbol negó la solicitud que había hecho esta semana el Gobierno Nacional para que fuera aplazada la realización de la Copa América de la cual Colombia es sede conjuntamente con Argentina y que debe jugarse este mes de junio, para el próximo mes de diciembre.

El argumento esgrimido por Colombia para el aplazamiento es que para la fecha establecida no es posible permitir la asistencia de público a los estadios y que sin este ingrediente los partidos pierden todo el brillo, la importancia que tienen y lo que hace que hace que el fútbol sea un  evento de multitudes.

En su respuesta la Conmebol dijo que no era posible aceptar la solicitud del país porque ya existían compromisos impostergables con los partidos programados y con la compleja logística que tiene un evento de esta naturaleza, que involucra muchos actores y participantes, y  que hace rato está caminando.

Claro que esta decisión es una lastima para Colombia y para el fútbol nacional. La Copa América es el torneo más antiguo e importante de cuantos se juegan en el Continente y de estos es tal vez el que más interés deportivo genera en el campo futbolístico y competitivo, y en los aficionados al popular deporte.

Además, el evento es una vitrina inigualable para cualquier país, una oportunidad única para mostrarse ante el Continente y el mundo, y una extraordinaria fuente de ingresos en turismo nacional e internacional. Todo esto sin contar todo lo que el certamen mueve en gastronomía, en transporte, en comercio y en diversión.

Sin embargo, no se puede desconocer que en estos momento el país no esta en condiciones de realizar un compromiso internacional de esta naturaleza. Con el orden público completamente alterado, con la movilidad fuera de control, con desordenes todos los días, con las ciudades medio destruidas por cuenta de un vandalismo incontrolado y con la amenaza de una turba envalentonada de no dejar jugar los partidos, es un riesgo altísimo realizar un evento de estos.

En qué queda Colombia ante el mundo apenas llegue al país una delegación cualquier a cumplir su partido programado y los vándalos que ya se conocen no la dejen siquiera salir del aeropuerto o subirse al bus para llevarla al hotel o al estadio, o lo que es peor, ataquen el vehículo, lo destruyan y lesionen a alguno de los jugadores o del cuerpo técnico. 

Colombia no puede exponerse a que una turba enloquecida le impida cumplir con un compromiso que adquirió hace mucho rato y del cual están pendiente millones de personas del Continente y del todo el mundo, así esto le signifique la pérdida de esta oportunidad inigualable. Ya es suficiente la imagen que hoy hay en el exterior del país, como para añadirle un motivo más  de desprestigio y de desinformación. 

Artículo anteriorCeremonia de graduación
Artículo siguienteFue baleado un venezolano

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

Sí hubo humo

Pensando en voz alta

Se entregó por su bien

- Advertisement -