26.4 C
Pereira
sábado, enero 28, 2023

Votar, es difícil

Cada vez, no hay duda, se gana más en la organización del proceso electoral en el país. El ciudadano puede votar cerca de su casa o sitio donde va a estar el día de las elecciones, puede consultar fácilmente dónde y en qué mesa le corresponde votar, y se ha mejorado bastante en el diseño del tarjetón; sin embargo todavía se presentan muchos inconvenientes al momento de ejercer el derecho al voto.

El tarjetón sigue teniendo un diseño para una persona de cierta cultura, aunque aún quien la tiene también encuentra dificultad para votar, y ni se diga si es un ciudadano con poca educación. Encontrarse, de un momento a otro y sin ninguna inducción, frente a una sabana llena de figuras y de números diminutos, es algo, estamos seguros, que produce cuando menos confusión, lo que termina impidiendo que la persona marque como lo tenía pensado.

Es cierto que algunas personas llevan una imagen con los números de sus candidatos, o un pantallazo en su celular; pero aún así, encontrar el partido y enseguida el número en un tarjetón del tamaño del que era el del domingo pasado, es una verdadera odisea, que se vuelve más compleja si eventualmente el votante tiene limitaciones en la visión.

Encontrar un número cualquiera en un listado de cien, en una tipografía bien pequeña, teniendo además, como lo exige la norma electoral, que marcar por el respectivo partido, para que el voto se le pueda sumar al candidato respectivo; es un ejercicio que no es fácil hacer y en el que mucho votantes fracasan.

Esto para no hablar del voto de las consultas. Por decisión de las autoridades electorales, el tarjetón de la consulta es necesario pedírselo a los jurados de votación, pero al momento de hacerlo la gran mayoría de los ciudadanos no recuerda bien como se llama la coalición en la que está su candidato y para no pasar la pena, prefieren decir que no ante el ofrecimiento, y quedarse sin votar.

Adicionalmente a todo esto, el votante se encuentra con frecuencia, como le ocurrió el domingo pasado a muchos ciudadanos, con inconvenientes como que su cédula, previamente inscrita en un lugar, aparecía registrada, ni siquiera en otra zona de votación sino en otra ciudad, por lo que se queda sin votar.

Votar, sigue siendo complejo en el país. Y esta es una de las razones por las que el número de votos nulos, no marcados y en blanco es tan alto en las elecciones. Muchas personas prefieren, para no equivocarse y de pronto votar por el que no es, dejar el tarjetón sin marcar.

Ojalá, pues, la Registraduría tuviera en cuenta todas las quejas de los ciudadanos y recogiera las vivencias de tantos personas, e hiciera los ajustes correspondientes tanto en las bases de datos, cono en el diseño de los tarjetones para que este proceso de votar sea más fácil y más ciudadanos puedan participar, y, sobre todo, los votos reflejen en verdadero sentir y querer de los votantes.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -