19.4 C
Pereira
viernes, mayo 24, 2024

Víctima de las malas mañas

Ojalá, el Mandatario entienda que la Constitución que juró cumplir, hay que acatarla y no aproveche esto para volver con su viejo estribillo de que lo quieren es tumbarlo.    

La declaratoria de inconstitucionalidad de la ley que creó el Ministerio de la Igualdad, por parte de la Corte Constitucional, no le generará mayores problemas al Gobierno, porque el Alto Tribunal fue generoso con él y le dió un plazo de dos años para que corrija los vicios de legalidad sin que en el interregno el fallo cause efectos legales; pero sí confirma la mala maña de esta administración de pasar por encima de la Constitución y la ley y no atender los llamados que le hacen distintos sectores de la Corporación..

Tal como estaba ocurriendo con el proyecto de reforma a la salud que hasta lo último el Gobierno se negó a entregar la certificación del Ministerio de Hacienda sobre el impacto fiscal de la iniciativa, en el trámite del proyecto que creó el Ministerio de la Igualdad, según el fallo de la Corte Constitucional, el Gobierno no presentó el análisis de impacto fiscal tal como lo exige la Ley 810 de 2003, para las leyes ordinarias.

Igual pasó también con la declaratoria de la emergencia económica para La Guajira y los decretos con fuerza de ley que fueron expedidos por el presidente Petro basado en las facultades extraordinarias que le otorgaba el estado de excepción. Allí poco importó que no se llenaran las condiciones que imponen la Constitución y la ley, porque lo que importaba, al parecer, era entregarle facultades al Mandatario que le permitiera disponer de los recursos de tal manera, como quedó comprobado ahora, que sin mayores requisitos se pudieran hacer contratos, como el de los carrotanques, que facilitaran la disposición inmediata de dineros para comprar en el congreso los votos que se necesitaban para aprobar las reformas propuestas por el Gobierno.

Es imperdonable e inexcusable que una iniciativa que fue anunciada por el actual gobierno desde la campaña y que se convirtió no solo en la bandera de la vicepresidenta Francia Marquez, sino en el tema central del discurso del Presidente en las regiones más apartadas y donde la desigualdad se hace más evidente, no se haya preparado con todo el rigor legal, ni tramitado con el cuidado que merecía lo que, según la promesa oficial, será el motor que cierre la brecha social y acabe con la desigualdad.

Pero aquí lo que primó, al parecer, fue cumplir con el compromiso que había con la Vicepresidenta de crear el ministerio y nombrarla ministra, asignarle un presupuesto que no tiene ninguna otra cartera y crearle una frondosa planta de personal, con seis viceministros abordo, sin importar si el trámite legislativo cumplía o no con la Constitución y la ley. y menos si existían los recursos para poner a caminar semejante monstruo burocrático.

Mal parado volvió a quedar el presidente Petro con las instituciones y con el país. Ojalá, el Mandatario entienda que la Constitución que juró cumplir, hay que acatarla y que las leyes y reformas tienen un procedimiento que hay que ceñirse a él; y no aproveche esto para volver con su viejo estribillo de la ruptura institucionalidad y que lo quieren es tumbarlo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -