18.4 C
Pereira
viernes, junio 14, 2024

Urge un mantenimiento

La doble calzada a Cerritos es una vía que por su altísimo tráfico exige de un tratamiento permanente y de buena calidad, de lo contrario va a ocurrir lo que está pasando ahora.
Con la doble calzada Pereira – Cerritos, está ocurriendo lo que se esperaba que sucediera y que desde distintos sectores de opinión en su momento se advirtió y es la incapacidad del gobierno para atender las vías que quedan bajo su responsabilidad luego de finalizar los contratos de concesión que las manejan.
En muchas partes de la vía el pavimento está mostrando un deterioro evidente y en otros, como, el tramo que hay entre el peaje de Cerritos y el cruce con la vía que va hacia La Virginia, el estado es lamentable para una vía tan importante, con tanto tráfico y que por años tuvo un mantenimiento oportuno y de excelente calidad.
Siempre, esta vía ni siquiera necesitó que su piso empezara a dejar ver algunas muestras de fatiga, para que la empresa que tenía la concesión del tramo La Victoria – Cerritos, iniciara de inmediato los trabajo de reparación, sino que periódicamente se tenía programado un mantenimiento completo que permitió que permaneciera en excelentes condiciones.
Lamentablemente, desde que finalizó la concesión y el cuidado de la vía regresó al Instituto Nacional de Vías, el mantenimiento ha sido ninguno, a pesar de que el peaje, que supuestamente fue instalado para atender el compromiso con el concesionario, se mantuvo y  pasó a manos suyas; y que posteriormente quedó establecido en el convenio “Vías del Samán” que con esos recursos entre otras cosas se haría su sostenimiento.
El Instituto sostiene que la vía está recibiendo buen mantenimiento y que dentro del convenio firmado con los departamentos de Risaralda y Valle está contemplada esta responsabilidad; sin embargo, la realidad deja ver otra cosa y las evidencias muestran que especialmente el tramo entre el peaje y Pereira, hace mucho tiempo no recibe el más mínimo cariño.
La doble calzado a Cerritos es una vía que por su altísimo y pesado tráfico exige de un tratamiento permanente y de buena calidad, de lo contrario va a ocurrir lo que está pasando ahora, un deterioro progresivo del pavimento y la aparición de fisuras cada vez más sensibles, de grandes baches y de peligrosos huecos.
Todo esto con el lógico perjuicio para los vehículos, especialmente pesados, que transitan por la vía y que pueden sufrir un daño grave en uno de los huecos que se han formado en la vía, y también con la congestión que forma un tráfico que a cada instante tiene que bajar velocidad para evitar que el deterioro le cause un mal grave a sus ejes.
La doble calzada Pereira – Cerritos necesita con urgencia un buen mantenimiento antes de que su pavimento se acabe de deteriorar y termine convertida en una trocha intransitable y en un grave peligro para la inmensa cantidad de vehículos que diariamente transita por ella.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -