20.4 C
Pereira
jueves, agosto 18, 2022

Una vergüenza pública

Quién responde si una de las dos adolescentes que se ven en la fotografía que publicó este periódico el pasado viernes en la primera página, por una desgracia se llegara a caer de este puente peatonal, después de todas las publicaciones que se han hecho sobre este increíble descuido y los llamados de atención a las autoridades que se han hecho desde distintos sectores ciudadanos.

La fotografía muestra el momento en que dos niñas atraviesan caminando el puente peatonal que hay al lado del viaducto y que se encuentra desde hace un año sin barandas luego de que los vándalos convirtieran este sitio durante el paro y las jornadas de protesta, en el objeto de todos sus desmanes y barbaridades, y en la manera fácil de paralizar tanto a Pereira como a Dosquebradas.

Cómo es posible que después de un año de haber sido saqueado y desmantelado, ningún funcionario se haya interesado en reparar una obra que le presta un servicio invaluable a la comunidad y que todos los días utilizan miles de personas, entre ellos niños y ancianos, que necesitan atravesar una de las más congestionadas vías de Dosquebradas.

Este puente ni siquiera ha tenido la suerte que si tiene el viaducto de que en los tramos donde los vándalos arrancaron y se llevaron las barandas, alguien de  buena voluntad le amarrara unos pedazos de guadua a manera de protección y de continuidad de los elementos robados, y al menos no quedará el vacío por donde fácilmente se puede caer una persona.   

Aquí, como lo muestra la fotografía, los peatones tienen que subir tres rampas, todas sin barandas, hasta conseguir la altura, que no es propiamente poca, y poder avanzar sobre el puente, que tampoco tiene protección, para lograr pasar al otro lado de la calzada, corriendo el inmenso riesgo de perder el equilibrio o tropezar y caer al vacío. Para decirlo en una frase, hoy es más seguro atravesar a pie la vía que hacerlo por el estructura de concreto.

No puede haber más muestra de la desidia y la negligencia de la Administración Municipal que dejar durante un año uno de los puentes peatonales con más alto tráfico de personas de a pie y más importantes para preservar la vida de los usuarios, sin barandas ni protección y, lo peor, permitir que niños y personas mayores lo utilicen sin ningún acompañamiento.

Ojala, no tenga que ocurrir un accidente doloroso y una tragedia para que la dependencia respectiva se ocupe de esta vergüenza pública y los habitantes de Dosquebradas, especialmente los niños y los ancianos, puedan utilizar el puente del sector de Nicole como lo usan todos los peatones del mundo, sin riesgo, ni peligro de sufrir una accidente.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -