13.9 C
Pereira
jueves, febrero 2, 2023

Una vergüenza

Las llamadas ciclo rutas, esos espacios que en la Ciudad han sido construidos pareciera para estar de moda o imitar otras grandes ciudades del mundo y del país en donde no solo tienen una buena utilidad, sino que los saben apreciar y cuidar; son en Pereira una verdadera vergüenza.

Para no ir muy lejos, basta recorrer la ciclo-ruta de la Avenida del Río para observar el lamentable estado en que se encuentra este espacio. Bolsas de basura regadas y esparcidas por todas partes, escombros de todo tipo, excrementos humanos y de animales, y decenas de gallinazos completando la suciedad y el pésimo aspecto que todo esto genera.

A todo esto, según los vecinos de la ciclo-ruta, se suma la falta de iluminación que reina en estas zonas y la presencia de basuriegos, de consumidores de droga y de malhechores y atracadores que se instalan en los lugares más solos a la espera de algún ciclista o un transeúnte para robarlo.

Qué papel pueden cumplir estos espacios en estas condiciones. Qué personas pueden animarse a utilizar estas franjas para hacer deporte o simplemente para ir de un lugar a otro, si lo que se van a encontrar en el camino, además del riesgo de ser atracados, es una zona invadida por la suciedad, los malos olores y toda clase de animales.

Por supuesto, buena parte de la culpa de este abandono lo tiene la falta de conciencia y cultura de los habitantes que sacan la basura a las horas y los días que no pasan los carros recolectores y que ocupan las ciclo rutas con todo tipo de escombros; pero también la empresa operadora del servicio de recolección y las autoridades que no han sido capaces de informar adecuadamente la forma, los días y los horarios en que se recogen las basuras y los desechos, ni para que fueron construidas las ciclo rutas; y, sobre todo, de generar cultura en la gente tanto en el campo de las basuras como en el cuidado del espacio para las bicicletas.

Mientras en la gente no haya conciencia de la utilidad de estos espacios, de no convertirlos en basurero público ni en depósito de escombros, y de la necesidad de cuidarlos y mantenerlos limpios; y en las autoridades la determinación de conservarlos iluminados, vigilados y seguros; las ciclo rutas en vez de ser un elemento útil para la sociedad, será un motivo de insalubridad, de desaseo, de inseguridad y de vergüenza para la Ciudad. 

Lo peor de todo esto, es que lo que ocurre en la Avenida del Río con la ciclo-ruta, pasa a lo largo de la carrera séptima desde El Lago hasta la glorieta de Turín, en la avenida Circunvalar, en la carrera octava, en la calle 21 y en todas las ciclo-rutas de la Ciudad. En todas partes este espacio está lleno de bolsas de basura, de escombros, de vehículos estacionados, de cocinas al aire libre, de vendedores informales, de carros de tintos y de todo lo que sobra en las viviendas y en los negocios aledaños.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -