27 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

Una señal de alerta

La inflación de mayo sigue siendo buena cuando se mira hacia atrás, pero puede ser una señal de que ya se está llegando al punto donde nuevas reducciones van a exigir esfuerzos adicionales.
Después de doce meses ininterrumpidos de mantener una tendencia a la baja, el Índice de Precios al Consumidor paró su curva de decrecimiento y en el mes de mayo que acaba de terminar, aunque no se revirtió, mantuvo su cifra en el mismo porcentaje que había mostrado en el pasado mes de abril.
Según el informe que se acaba de divulgar el Dane, la inflación para el quinto mes del año18 fue de 7.16%, exactamente el mismo registro de abril; sin embargo, si se compara con el mismo período del año pasado, cuando registró el 12.36%, sí se aprecia una disminución de 5.14 puntos porcentuales, sin duda una caída importante.
No hay duda de que el dato de la inflación de mayo sigue siendo bueno cuando se mira hacia atrás, pero puede ser una señal de que este fenómeno ya está llegando al punto donde nuevas reducciones van a exigir esfuerzos adicionales y mucho más severos a los que se veían haciendo, para poder llegar a las metas proyectadas de inflación.
El país está muy lejos todavía de las cifras esperadas de inflación para este año. Según el Banco de la República, el costo de la Canasta familiar al cierre del año, deberá estar en el rango de entres dos y cuatro por ciento, lo que significa que todavía se está a por lo menos 3.16 puntos porcentuales por encima, cifra que no será fácil conseguir con un comportamiento neutro como el del mes de mayo pasado.
Esto con un agravante y es que si el IPC no cede y no vuelve a los niveles decrecientes que traía en el último año, el Banco Emisor con seguridad revisará su proyectada reducción periódica de la tasa de interés, lo que sin duda será una barrera difícil de franquear para la esperada reactivación económica del país.
Con tasas de interés como las que viene manteniendo el Banco de la República, hoy está en el 11.75%, el crédito no fluirá y por tanto ni los emprendedores y pequeños empresarios podrán iniciar nuevos proyectos, ni los consumidores elevarán los niveles de compra, con la lógica consecuencia para la economía nacional.
El Banco de la República ha sido prudente, para muchos empezando por el propio Presidente y el Ministro de Hacienda excesivamente cauto, en la revisión de la tasa de interés y con el resultado de mayo que se acaba de conocer, seguramente va a extremar su precaución a la espera de lo que suceda con el IPC en los meses siguientes.
La inflación de mayo, pues, a pesar de haber tenido un comportamiento similar al de abril y una sensible reducción con relación al mismo período del año pasado, no ayuda mucho a la necesaria normalización de la tasas de interés del Banco de la República, ni a acelerar la reactivación de la bien golpeada economía del país.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -