22.4 C
Pereira
lunes, agosto 8, 2022

Una informalidad distinta

Es tendencia

Ojalá, no pase

Empieza la era Petro

Aceptable balance

- Advertisement -

Según el último informe sobre el mercado laboral entregado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en el trimestre móvil diciembre 21 – febrero 22, la informalidad sigue descendiendo en todo el país, fenómeno que tampoco es ajeno a nuestra región.

En Colombia, en el período medido, la informalidad fue del 43.3%, lo que significa una reducción de 3.9 puntos porcentuales, al hacer la comparación con el mismo período del año pasado. En Pereira el trabajo informal se situó en el 44.4% un dato también inferior al de la medición anterior y 1.10% por encima del resultado nacional.

En números esto significa que en Pereira y su área metropolitana la población en edad de trabajar es de 140.000 personas, de las cuales 59.000 están ocupadas, 18.000 desocupadas y 62.000 por fuera del mercado laboral, y de las ocupados el 28,8% son trabajadores que laboran por cuenta propia.

En los datos entregados por el DANE, aunque se aprecia un aumento interesante en la tasa de ocupación en los jóvenes entre los 15 y 18 años, llama la atención que el común denominador en este rango de personas sea que prefieren un trabajo que no les demande ninguna exigencia de horarios, ni una de línea de autoridad.

Este fenómeno, por supuesto, empuja hacia arriba los niveles de informalidad en el país. Hoy cada vez más jóvenes prefieren, una vez terminan su universidad o su capacitación en alguna técnica u oficio especial, apostarle a prestar sus servicios de manera independiente, o al emprendimiento y montar sus propias empresas.   

Esto ha llevado a que hoy la informalidad sea muy diferente al tradicional trabajo del rebusque y sin ningún tipo de garantías laborales ni sociales. Los trabajadores independientes de hoy son profesionales con conocimientos especializados que ofrecen sus servicios por horas o por tareas y que cuando se vinculan a una empresa condicionan las tareas que deben cumplir a sus propios horarios y estilos de trabajo.

Es, pues, una informalidad muy distinta y que la mayoría de las veces aunque no tiene la estabilidad y la permanencia de una la relación laboral tradicional, si cuenta con seguridad social y con algunas de las garantías sociales que tienen las personas que optan por una vinculación formal.

De todas maneras, es buena noticia que la informalidad en el país y en la Ciudad y su área metropolitana, siga disminuyendo, así como que la desocupación también vaya cediendo y que los altos porcentajes que trajo la pandemia vayan siendo cada vez más resgistros del pasado que del momento actual.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -