18.4 C
Pereira
viernes, agosto 19, 2022

Una imagen dolorosa

Da dolor ver a la primera autoridad de un municipio, esposado y concurriendo ante la justicia para responder por actos en el que están comprometidos los dineros de los ciudadanos.

La captura del alcalde de Balboa y de cuatro funcionarios de primer nivel de su administración por supuestamente incurrir en peculado por apropiación y haber firmado algunos contratos sin el cumplimiento de los requisitos que exige la ley, es, por supuesto, un golpe a ese próspero municipio del Departamento, pero por sobre todo, un hecho que revive una situación que ya había sucedido en otros municipios, pero que se esperaba ya estuviera superada totalmente.

Da dolor ver a la primera autoridad de un municipio, cualquiera que este sea y cualquiera que sea el tamaño, esposado y concurriendo ante la justicia para responder por un acto en el que están comprometidos los dineros de los ciudadanos que lo eligieron, y, peor todavía, si esa imagen la complementan prácticamente todos sus inmediatos colaboradores.

Es como ver a todo el municipio encarcelado, paralizado su desarrollo, su crecimiento, su presupuesto, sus recursos y su inversión, mientras todos miran atónitos como, quienes precisamente fueron elegidos para manejar bien el municipio, para cuidar sus recursos, son los que ahora están siendo investigados por corrupción.

Todos los días aparecen muestras que justifican por qué el país dejó de lado la política tradicional y los partidos que por años ejercieron el poder, y en cada nueva elección le está dando oportunidades a quienes, por lo menos en el papel, ofrecen un cambio y un ejercicio de la política diferente, y por qué en la primera vuelta presidencial los colombianos escogieron dos alternativas que nada tenían que ver con los partidos políticos de siempre.

Qué explicación tiene que un alcalde, con todas las malas experiencias que hay pasadas y recientes, celebre todos los contratos, los de capacitación, los de estudio de la planta administrativa del municipio, los de censo de población para cualquier tema y los eminentemente técnicos, con la misma fundación, a sabiendas de que, por grande y profesional que sea, no es posible conocer de todos los temas y menos tener la experiencia que exige la ley para poder contratar y que obviamente garantice una buena inversión de los  recursos.

Era de esperarse, como evidentemente parece haber ocurrido también esta vez en Balboa, que la asociación “Semillas” no tuviera los conocimientos ni pudiera garantizar la experiencia para cumplirle al Municipio con los contratos que  una y otra vez, como si no hubieran más entidades en la región que ejecutaran estos convenios, le adjudicó la administración del alcalde Huberto Vásquez.

Ojalá, el alcalde Vásquez pueda explicar su comportamiento y el de su administración, y todo se reduzca a un mal entendido que por ahora los tiene detenidos. De lo contrario, el peso de la ley debe caer con toda la fuerza sobre quienes han abusado del mandato que les dio los ciudadanos y, sobre todo, son culpables de que el país esté hoy recorriendo un camino incierto y que nadie sabe a donde nos conducirá.

Para estar informado

- Advertisement -

1 COMENTARIO

  1. “Da dolor” lo que da es rabia , que los que se suponen deben actuar de una manera impecable sean los que mantienen la sociedad en atraso , ignorante , pobre , esperemos demuestre lo contrario

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -