Una ciudad con flores

De las cosas que más impactan cuando se llega a una ciudad, son su limpieza, sus calles bien tenidas y la amabilidad de su gente, pero también la cantidad de jardines y flores que luzca.

La pregunta de siempre era por qué las glorietas y las zonas verdes de la ciudad son unos matorrales mal tenidos, feos, malolientes y desagradables para propios y extraños, y cuando se visita a ciudades como Medellín o Bucaramanga, y, ni hablar de las de otros países, se observan unos sitios bien tenidos, con plantas bonitas y repletos de flores que le dan un aspecto agradable y lleno de naturaleza a la ciudad.

Inclusive había algunos sitios de estos que eran utilizados por los habitantes para depositar toda clase de basuras y escombros, sin que ninguna dependencia del Municipio se diera siquiera por enterada de lo que estaba pasando y mucho menos que le pusiera orden ante tanta incultura y abandono de la gente.

Por todo esto, es por lo que sorprende gratamente lo que esta haciendo la actual administración, en convenio con Asocolflores y Flores de Colombia, para rescatar especialmente las principales glorietas, limpiarla, adecuarles, sembrarlas con diferentes especies de flores y llenarlas de figuras bonitas que les dan aspecto de limpieza, de interés y de amor por la ciudad.

De las cosas que más impactan cuando se llega a una ciudad cualquiera son, por supuesto, su limpieza, sus calles bien tenidas y la amabilidad de su gente, pero también la conservación de sus áreas verdes, la arborización que tenga y la cantidad de jardines y flores que luzca.

Es como si los jardines y las flores les dieran un aspecto completamente distinto a las ciudades, las transformaran y les hicieran transmitir una sensación de orden, de aseo, de seguridad, de interés de las autoridades por el bienestar de los habitantes e, inclusive, de prosperidad empresarial, económica y comercial.

Por el contrario, una ciudad sin zonas verdes, sin árboles, sin jardines y sin flores, o mejor, que los espacios reservados para esto están abandonados y dejados a la suciedad, al olvido de las autoridades y al mal uso de los vecinos; es una urbe que no provoca, que no acoge y que no invita a invertir, ni a quedarse en ella.

Celebramos la decisión de la administración Maya de ponerle mano a los espacios verdes y a las glorietas de la ciudad, limpiarlos, adecuarlos y convertirlos en jardines bien tenidos, agradables, llenos de figuras bonitas y cargados de flores. Sin duda todo esto le está cambiando la cara a Pereira y dándole una sensación de urbe limpia, acogedora y llena de vida.

1 comentario en “Una ciudad con flores”

  1. hay que destacar que esta administracion se esta preocupando por embellecer estos sitios; ojala despues no los abandonen y no le hagan el mantenimiento adecuado, y por lo menos en las glorietas de entrada a la ciudad deberian anteponerle al embeleco de «pereira capital del eje» la palabra BIENVENIDOS A

Deja un comentario