20.4 C
Pereira
martes, agosto 9, 2022

Una afrenta a la Ciudad

Es tendencia

Es urgente

Ojalá, no pase

Empieza la era Petro

- Advertisement -

Pocas veces habíamos recibido tantos mensajes de nuestros lectores sobre un mismo tema, como por estos días con motivo de la presentación oficial el lunes pasado de la desafortunada imagen de las fiestas aniversarias de la Ciudad que se celebrarán entre el próximo 19 y 30 de agosto.

La indignación general, además del millonario monto del contrato para realizar toda la promoción de las fiestas y hacer todos los eventos de celebración, y de la empresa escogida para ejecutarlo; se debe al slogan utilizado como marca de las celebraciones aniversarias y a la imagen que con él se está enviando al país y al mundo, de lo que son Pereira y sus costumbres. 

Pereira es una ciudad alegre, descomplicada, gocetas, que le gusta celebrar sus momentos especiales sin los pergaminos que otras utilizan, que le abre las puertas a propios y extraños, que lleva en su sangre muchas de las costumbres de los fundadores y que tiene en el bambuco a uno de sus principales símbolos, no en vano el poeta de la tierra la llamó  querendona, trasnochadora y morena; pero una cosa es todo esto y otra bien distinta que sea la tierra del “chupe”.

Invitar a que vengan a una ciudad que tiene tantas cosas lindas para mostrar, que tiene la gente más cálida y amable de Colombia, que tiene cultura, que tiene museos, que posee inmensos valores, que tiene destinos turísticos sin par y que ofrece seguridad a sus visitantes, a que simplemente chupen es no solamente desconocer la tradición histórica de Pereira, sino valorar muy poco lo que tiene para ofrecer.

Está bien, en gracia de discusión, que a la par de una nutrida programación cultural, de algunas exposiciones de artistas, de algunas actividades deportivas y de los tradicionales actos protocolarios, se programen eventos musicales, presentaciones artísticas, conciertos y una que otra verbena popular; pero escoger la rumba, el desenfreno y el licor para promocionar la ciudad, es una verdadera afrenta a ella y a los pereiranos.

Esto además de recurrir a una expresión grotesca y ordinaria, que ni siquiera hace parte del vocabulario de los sectores populares de la Ciudad. Nadie sabe qué quiere transmitir quien ideó este mensaje, pero lo que sí se sabe es que lo que único que conseguirá es remover esa vieja creencia de que Pereira es centro de desenfreno, prostitución y droga.

Con razón, pues, hay indignación general por la imagen que ha escogido el “Gobierno de la Ciudad” para promocionar las nuevas fiestas aniversarias. Ese slogan ni interpreta las costumbres de la mayoría de los pereiranos, ni representa su comportamiento, ni mucho menos resume la tradición de una más que centenaria celebración.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -