24.4 C
Pereira
sábado, octubre 1, 2022

Un Tr?nsito fuerte

Dice una informaci?n de prensa publicada el fin de semana pasado, que durante el año anterior casi el 40 % de los ingresos del Instituto de Movilidad de Pereira procedieron del cobro de multas por concepto de infracciones a las normas vigentes. Es decir, en palabras prácticas, que la operaci?n de esa dependencia y a?n mejor, que su posibilidad de inversi?n, depende de la efectividad del personal de guardas de tr?nsito.

Seg?n esa misma informaci?n, en el 2018 la entidad invirti? cerca de 5000 millones de pesos, que representan el 29 % del total de sus ingresos, en se?alizaci?n y demarcaci?n de v?as, dotaci?n de equipos para los agentes, semaforizaci?n, compra y reposici?n de veh?culos, mantenimiento de ciclorrutas, instalaci?n de se?ales verticales, educaci?n vial y en el cambio de un software que permitiera manejar con mayor rapidez y efectividad toda la informaci?n y los procedimientos en que interviene el instituto.

Siendo esto as?, es f?cil deducir que el instituto no hace más, porque su personal de vigilancia y control o es insuficiente, o es ineficiente; es decir, es de cualquier manera incapaz de ponerle orden al tr?fico en la ciudad y de sancionar a todos lo que de una u otra manera transgreden las normas de tr?nsito, que son much?simos más de los que los guardas sancionan.

Basta recorrer cualquier calle de la ciudad, a cualquier hora del d?a, para comprobar que la anterior aseveraci?n es cierta. Son decenas de veh?culos estacionados donde no es permitido, de motos parqueadas en los andenes, de carros invadiendo las ciclorrutas, de motocicletas que no respetan los sem?foros, de autos que giran sobre el carril de Megab?s, de busetas que recogen y bajan pasajeros en la mitad de la calzada, de taxis que toman un servicio donde no deben, de veh?culos que pisan las cebras, de camiones que descargan en horario prohibido y de motociclistas que no llevan casco, o viajan con carga que sobrepasa los tamaños permitidos.

Qu? tal que todas estas infracciones fueran detectadas y sancionadas ejemplarmente por los guardas de tr?nsito, con seguridad el instituto tendráa recursos suficientes no solo para hacer lo que hace normalmente, sino para invertir en mejores equipos, en más tecnolog?a, en mejor y más pronta atenci?n a los usuarios, en más campa?as educativas, en más prevenci?n y en patios propios, gr?as propias y escuelas de ense?anza propias.

Se dir? que el instituto no tiene los agentes suficientes para atender toda la ciudad, y puede ser cierto; pero entonces, por qu? no pensar en ayudas tecnol?gicas para controlar el tr?fico y detectar a los transgresores, como las fotomultas, una herramienta que est? inventada, que no necesita de muchos guardas, que es muy efectiva, que multiplica por muchas veces los ingresos por multas y, sobre todo, que elimina la corrupci?n.

La ciudad ha crecido vertiginosamente y también lo ha hecho la cantidad de veh?culos en circulaci?n, y para atender esta realidad necesita de una entidad que maneje la movilidad muy fuerte financieramente y capaz econ?micamente de hacer las inversiones que las circunstancias exigen.

Artículo anteriorMar de leva, de Octavio Escobar Giraldo
Artículo siguienteCyber Adicci?n

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -