24.4 C
Pereira
lunes, septiembre 26, 2022

Un problema que necesita atenci?n

Seg?n datos oficiales entregados por la Agencia Nacional de Seguridad Vial, en el pa?s murieron el año pasado 3126 personas en accidentes de tr?nsito en los cuales hubo involucrada al menos una motocicleta, algo as? como nueve cada d?a, el doble de los peatones fallecidos en estas circunstancias y cuatro veces las v?ctimas de siniestros de otros veh?culos.

 

En el territorio nacional circulan cerca de ocho millones de motocicletas, en su mayor?a conducidas por personas j?venes que las adquieren como una herramienta necesaria de trabajo, o como veh?culo expedito para transportarse personalmente o con su familia, en o hacia sus actividades cotidianas.

 

Es decir que las motocicletas se han convertido, no hay ninguna duda, en el pa?s y especialmente en muchas ciudades cuya topograf?a y clima las hacen más ?tiles y c?modas, en elementos casi que indispensables en la vida diaria de millones de colombianos y de sus familias.

 

Lamentablemente, esta densificaci?n de motocicletas ha desembocado en una alt?sima siniestralidad que, además de las incontables y muy tempranas p?rdidas humanas que deja, conlleva muy elevados costos para las compa??as de seguros, para todo el sistema de salud del pa?s y para las compa??as administradoras de riesgos y pensiones por invalidez.

 

De acuerdo también a recientes informes de Fasecolda, toda la accidentalidad vial ocurrida durante el año 2017 les cost? a las distintas entidades involucradas, 3.6 billones de pesos y se tiene calculado que el año pasado esta cifra haya ascendido a cinco billones de pesos, de los cuales por lo menos el 50% corresponden a accidentes en motocicletas.

 

Todo esto, no hay duda, exige de la atenci?n de todas las entidades que intervienen en la participaci?n de las motocicletas en las actividades cotidianas del pa?s, empezando, por supuesto, por las autoridades y las ensambladoras y seguidas por las comercializadoras, las escuelas de tr?nsito, las secretarias de tr?nsito locales y los usuarios de estos aparatos.

 

Los fabricantes tienen que trabajar en mejorar las condiciones de seguridad de las motos, las ventas de motos en no entregarlas a quien no tenga pase, las escuelas en ser estrictas al momento de certificar los cursos de conducci?n, las oficinas de tr?nsito en ser más cuidadosos en la expedici?n de las licencias, los motociclistas en respetar las normas de tr?nsito y conducir con responsabilidad y las autoridades en extremar la vigilancia y el control en las calles y v?as del pa?s.

 

De la ?nica manera, pues, como bien lo dice la campa?a ?Movemos? que acaban de crear la C?mara Automotriz de la Andi y las ensambladoras de motos, que se puede combatir el creciente fen?meno de la siniestralidad en estos aparatos es con mucha pedagog?a y mucho control por parte de las autoridades de tr?nsito.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -