18.3 C
Pereira
lunes, abril 22, 2024

Un problema que crece

Risaralda es, según el Observatorio de Drogas del Eje Cafetero, uno de los departamentos con más altos registros de consumo de heroína no solo de la región sino del país. Aunque las estadísticas que llevan las autoridades no son tan dramáticas, la realidad es bien distinta a los datos oficiales.

 

Según las investigaciones que ha realizado la entidad y otras organizaciones dedicadas al estudio y análisis de las causas de muchas de las muertes súbitas que se presentan en la Ciudad y el departamento, no son los problemas cardiorrespiratorios que aparecen en los certificados de defunción, los reales causantes, sino las afecciones producidas por el exceso en el consumo de heroína.

 

Es decir que muchos de los casos de muertes por sobredosis de heroína, simplemente se quedan por fuera de los registros que se llevan sobre los efectos del consumo de drogas sicoactivas en la región, y que aquella problemática es de unas dimensiones mucho mayores a las que las autoridades manejan.

 

Esto con un agravante y es que los tratamientos adecuados para quienes ya son adictas a la heroína, son muy costosos y la mayoría de estas personas no tiene las condiciones económicas para hacérselos, lo que termina alejando cada vez más al consumidor de una salida al problema y llevándolo a situaciones de crisis que en un alto porcentaje termina en un episodio de sobredosis y de muerte.

 

Es más, con frecuencia, a pesar de que estas personas logran iniciar un proceso de atención y control a su drogadicción en alguna institución especializada como el Hospital Mental de Risaralda, entidad esta que valga la pena decirlo tiene un programa serio y bien estructurado para el manejo de los adictos, y de que están recibiendo la costosa droga que ayuda a controlar la adicción, desisten de el tratamiento porque ni siquiera tienen los recursos para pagar el transporte hasta el centro asistencial para recibir el tratamiento.

 

Pero si la lucha para tratar de rescatar a los adictos de las garras de este producto infernal, se va perdiendo por la incapacidad del Estado para llevarles el tratamiento hasta sus lugares, la guerra contra el consumo callejero y contra las organizaciones criminales que todos los días tratan de sumarle mas clientes al oscuro negocio de la droga, hace rato se perdió.

 

La juventud cada vez se inicia más temprano en el consumo de sustancias sicoactiva y está llegando más ligero a drogas como la heroína, con todas las horribles consecuencias que no siempre se conocen.

 

Por eso, es urgente que las autoridades revisen lo que se está haciendo para enfrentar el problema del consumo masivo de sustancias sicoactivas y que se ajusten las estrategias para combatirlo, si es que no se quiere de verdad llegar al punto en el cual ya definitivamente no haya nada para hacer en contra de este flagelo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -