18.4 C
Pereira
martes, julio 5, 2022

Un panorama oscuro

Es tendencia

- Advertisement -

Aunque Pereira sigue siendo una de las ciudades del país con una menor tasa de desempleo, los datos que acaba de revelar el Departamento Nacional de Estadística sobre el comportamiento del empleo en Colombia, en el bimestre móvil diciembre 2020 – febrero 2021, muestran que después de una alentadora y esperanzadora mejoría en los últimos meses del año pasado, el problema de la desocupación se ha vuelto a recrudecer.

Por supuesto que no se está analizando el resultado del trimestre móvil Diciembre – Febrero con el mismo período de hace un año, porque no es comprable un período en el que la ciudad y el país vivían una época de normalidad y los anuncios del coronavirus todavía no había empezado a hacer estragos, ni siquiera en el Continente, con otro que todavía sufre los efectos de la anormalidad; sino la tendencia que se traía en los últimos meses del año y la manera como había arrancado el 2021.

No hay duda de que el rebrote de diciembre y el crecimiento de los contagios durante el mes de enero, le pusieron freno a la incipiente reactivación de los negocios y a la recuperación de los empleos perdidos durante los meses más difíciles del aislamiento y la suspensión de muchas actividades, y, lo más grave, un alto al creciente optimismo que se empezaba a sentir entre los empresarios y comerciantes de la ciudad.

Lo peor de todo esto es que las causas de este retroceso que se está sintiendo en los registros de empleo, lejos de haber desaparecido, están presentes y con mayores amenazas. El nuevo incremento de los contagios y de las personas fallecidas, y la sombra de lo que han llamado una tercera ola, han creado en el ambiente una sensación de desconfianza y pesimismo que nadie sabe cómo puede afectar la recuperación del empleo.

Nadie puede desconocer que una de las mayores fuentes de contagio han sido las reuniones familiares y sociales, sumadas al relajamiento de las personas y a la desobediencia para acatar las medidas de autoprotección y bioseguridad que recomiendan las autoridades, y que en los días de la Semana Santa que acaban de pasar, los colombianos dejaron guardadas todas las precauciones y le dieron vacaciones al tapabocas, al asilamiento y a la responsabilidad familiar y social.

Ojala, los temores que se tienen sobre los posibles efectos de unos días de muy poca prevención y mucho relajamiento, sean simplemente malos pensamientos y no tengan consecuencias sobre el comportamiento de los contagios, de los fallecimientos, de la ocupación de las UCI y de la reactivación de la economía.

Lo peor que puede pasar para la anhelada recuperación de los empleos perdidos en el último año y el regreso a los niveles de desocupación que tuvo la Ciudad en el 2019 y que la colocaron entre las capitales con más baja tasa, es que los días de relax que acaban de pasar alimenten el actual rebrote y lleve la economía al estado de los primeros meses de la pandemia y el empleo a los dramáticos registros del año pasado.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -