24.4 C
Pereira
lunes, septiembre 26, 2022

Un incentivo necesario

Parece contradictorio que mientras el presidente Gustavo Petro no pierde espacio, así lo hizo durante el 26 Congreso Nacional de Anato realizado esta semana en Bogotá, para reiterar que es necesario reemplazar el carbón y el petroleo por la belleza natural que tiene el país y por el ecoturismo como fuente de ingresos; dentro de la reforma tributaria que ha presentado al Congreso, se estén eliminando los incentivos otorgados para enfrentar los devastadores efectos de la pandemia.

El turismo fue uno de los sectores más golpeados por el encierro obligatorio y las medidas de bioseguridad necesariamente adoptadas para prevenir el rápido contagio del virus, y tal vez uno de los que más se demoró para reabrirse y para iniciar el lento proceso de recuperación que implicaba una actividad con los vuelos aéreos con máximas restricciones, los hoteles cerrados y las actividades conexas completamente paralizadas.

De allí lo oportuno de los incentivos concedidos por el gobierno anterior al sector turístico y que de no haber sido por ellos quizás muchos de sus operadores y promotores, hoy no existirían y buena parte de los destinos turísticos estarían cerrados o a merced del olvido y el abandono, y tampoco el país tuviera hoy el repunte en materia del turismo que muestran los registros oficiales.

Según una encuesta revelada por Anato, siete de cada diez colombianos ha viajado o piensa hacerlo este año. Esto muestra claramente, de un lado el creciente interés de los ciudadanos para visitar los distintos lugares del país y del otro, el efecto que producen en la disposición a hacer turismo, las ventajas económicas que viene otorgando el Gobierno.

No es lo mismo hacer turismo cuando los tiquetes aéreos tienen un tratamiento especial desde el punto de vista impositivo o cuando el hospedaje no tiene el recargo del IVA, o cuando el transporte y el ingreso a los sitios turísticos o a los parques de atracciones o a los lugares típicos, no tiene impuestos; que cuando todas estas actividades puramente relacionadas con el turismo, están gravadas con una tasa impositiva.

El país difícilmente podrá conseguir, o quizás con el tiempo logre acercarse a él, reemplazar los ingresos del petróleo y de la minería con lo que genera el ecoturismo, o, como lo anota el presidente Petro, con la belleza natural, con el agua, con los páramos, con las montañas y con el paisaje, mucho menos si en medio de dificultades como la inseguridad y los problemas de movilidad que tiene el país, se le quitan los incentivos en materia fiscal que tiene el sector.

Es necesario, pues, como lo acaba de pedir la Presidenta de Anato, que el Gobierno Nacional no elimine con la reforma tributaria los incentivos que la administración pasada le concedió al sector turístico. Ahora más que nunca, cuando se aspira que el turismo reemplace los ingresos del petróleo, es necesario apoyarlo, incentivarlo y fortalecerlo.

Artículo anteriorHerida en accidente, murió en Pereira
Artículo siguienteOasis

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -