24.4 C
Pereira
viernes, junio 24, 2022

Un fenómeno que crece

Es tendencia

El ruido ensordecedor

Una modalidad que crece

- Advertisement -

A Pereira llegaron y se registraron ante las autoridades designadas para el efecto, durante el 2020, según la Secretaria de Desarrollo Social y Político de Pereira, 680 personas de nacionalidad venezolana y en lo que va corrido de este año esta caracterización ya sobrepasa los 500, lo que significa que de continuar a este mismo ritmo de crecimiento al final del año este ejercicio va a superar los 2.000.

Este fenómeno tiene un serio inconveniente y es que la gran mayoría de las personas que han llegado del vecino país no acude, por muy diversas razones, a las autoridades para registrarse, sino que prefiere permanecer en el anonimato, por lo que se estima que el número real de venezolanos en la Ciudad sea muchísimo más alto que el que manejan las dependencias oficiales.

Pero lo preocupante de esto no es la cantidad de familias venidas de ese país en Pereira, aunque por supuesto este fenómeno ha causado más empleo informal, más mendicidad y más personas deambulando por las calles, sino el aumento de la inseguridad y el número creciente de personas de esta nacionalidad involucrados en los actos delictivos que se cometen en la Ciudad todos los días.

Cada vez son más los venezolanos que resultan implicados en robos callejeros, en raponazos, en fleteos, en robos al comercio, en extorsiones, en atracos a las entidades financieras, en el robo de vehículos, en el negocio de la distribución y comercialización de la droga, y en los homicidios.

Cuando las autoridades aprenden a unos delincuentes que acaban de cometer un delito o producto de un seguimiento y una investigación minuciosa, con mucha frecuencia se encuentran con que dentro de los detenidos hay uno o varios venezolanos y lo peor, que estas personas ya tienen antecedentes penales en su país o anotaciones en Colombia, es decir que son delincuentes profesionales.

Según un informe enviado por la Fiscalía General de la Nación al Congreso y conocido durante el debate sobre seguridad promovido la semana pasada por el congresista Alejandro Chacón, el número de ciudadanos venezolanos indiciados de haber cometido un delito en Colombia, paso de 897 en el 2016, a 13.350 en el 2020, lo que significa un aterrador crecimiento del 1.500 por ciento.

Por supuesto que no todos los venezolanos venidos a Colombia y a nuestra ciudad son delincuentes o personas indeseables, buena parte de ellos son gente buena, trabajadora y decente que están aquí obligados por la dolorosa situación de su país; pero no hay duda de que ese fenómeno migratorio ha crecido la delincuencia y aumentado la inseguridad en la Ciudad.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -