Un duro golpe

El anuncio conocido a través de un corto comunicado emitido por la propia empresa, sobre la solicitud formal de liquidación presentado por Almacenes La 14 ante la Superintendencia de Sociedad, es, no hay ninguna duda, un duro golpe al comercio organizado de la región y del país, a la ocupación permanente de empleo y al esfuerzo empresarial colombiano.

La 14 es una importante cadena de almacenes dedicada a la comercialización de alimentos, de ropa, de juguetería y de artículos para el hogar, que nació en Cali en 1964 como un pequeño negocio de víveres y que hoy hace presencia en las principales regiones del país dándole trabajo de calidad a más de 4.000 personas.

A Pereira La 14 llegó, tras una importantísima inversión que generó desarrollo a un sector que para esa época estaba desconectado del centro de la ciudad, hacia la mitad de la década de los 90 y, desde entonces, le ha prestado un inmenso servicio a los pereiranos y ha sido factor importante en el comercio, en la regulación de precios al consumidor y en la ocupación de mano de obra local.

Pocas empresas venidas de otros partes del país han contribuido tanto al crecimiento comercial de la ciudad, le han dado oportunidad de trabajo a más risaraldenses y han sido punto de referencia en el precio público de los productos y artículos que comercializan, como Almacenes La 14.

Por eso, produce pesar y, por supuesto, preocupación la decisión final de Almacenes La 14 de entrar en un proceso de liquidación, después de haberse acogido hace un par de años a la llamada ley de insolvencia en un esfuerzo gigantesco por salir de una crisis que empezó a hacerse notoria luego del fallecimiento de su gerente y dueño, don Jaime Cardona, en el año 2015.

Aunque la empresa ha anunciado que los almacenes seguirán abiertos y cumpliendo su labor de mercadeo hasta tanto no sea aprobada la solicitud de liquidación, trámite que puede demorarse varios meses, el efecto inmediato en la oferta de productos y mercancías, en la permanencia de los actuales empleos y en la visita de los actuales compradores, con seguridad no se hará esperar.

Ojalá, las anunciadas reuniones del Gobierno Nacional con los directivos de la empresa para tratar de buscarle una salida que evite que esta importante cadena de supermercados cierre definitivamente sus puertas, produzcan resultados positivos y La 14 tenga una nueva oportunidad para seguir viviendo; aunque todo indica que este es un salvavidas que se le tira tardíamente.

De todas maneras, aunque es evidente que la crisis que ha llevado a La 14 a la actual situación financiera, viene desde hace varios años, no hay duda de que la pandemia aceleró sus problemas económicos y que su liquidación y cierre definitivo es otra víctima que está dejando esta horrible enfermedad.

Compartir