21.4 C
Pereira
domingo, junio 26, 2022

Un crecimiento dramático

Es tendencia

El Día del Padre

¿Por qué pasa esto?

El ruido ensordecedor

- Advertisement -

No pueden ser más dicientes de la anarquía que vive el tráfico en nuestra Ciudad, que los datos que se acaban de conocer sobre la accidentalidad en las calles y carreteras de Pereira y sobre las victimas fatales y personas que resultan lesionadas en estos hechos.

Mientras entre el primero de enero y el 28 de febrero del año pasado hubo en Pereira siete muertos en accidentes de tránsito, como para no hablar sino de esta dolorosa consecuencia, en el mismo periodo de este año las víctimas fatales en las vías de la Ciudad, fueron 13, lo que significa un aterrador incremento de prácticamente el 100%.

Y no es que este sea un comportamiento que se esté presentando en todas las vías y carreteras del país, donde por supuesto la accidentalidad y sus funestas consecuencias también sigue creciendo; pero jamás de la manera que lo está haciendo entre nosotros. Según la misma fuente oficial, en el país se presentaron en los dos primeros meses del 2020, 1.015 fallecimientos en accidentes de tránsito, y este año en este mismo periodo las victimas mortales fueron 1045, es decir un aumento del 3%.

Las razones para estos dramáticos registros son diversas y van desde el exceso de velocidad hasta la inobservancia de las normas de tránsito, pasando por la imprudencia de los conductores y peatones; pero en general, cuando se miran en detalle, todas se resumen en la falta de presencia, de una acción consistente y de control de las autoridades.

Basta darle, para corroborar esto, un repaso, por ejemplo, a lo que sucede en Pereira en los sitios de más alta accidentalidad y donde más personas perdieron la vida. En la vía a Cerritos, donde ocurrió la mitad de los accidentes fatales, jamás hay presencia de un guarda de tránsito, ni de la policía de carreteras, es como si esta vía estuviera vedada para las autoridades.

Igual sucede en las otras vías de la Ciudad donde regularmente se presentan accidentes de tránsito, como la avenida 30 de Agosto, la Avenida del Ferrocarril, la Avenida del Rio, o la Avenida Sur, donde la presencia de las autoridades es una eventualidad, y cuando esto ocurre no es propiamente para controlar la velocidad de los vehículos o el irrespeto a las normas de tránsito, sino para ver a cuál despistado se le olvido el pico y placa.

La Ciudad no puede seguir de brazos cruzados ostentando semejantes registros en materia de seguridad en sus calles y avenidas. Ojala, el paso esta semana de la llamada Ruta Nacional para la Seguridad Vial, sirva para crear conciencia en los conductores y ciudadanos sobre la necesidad de observar las normas de tránsito y conducir con la mayor responsabilidad, pero también para que las autoridades de tránsito revisen su labor y lo que hacen en favor de la seguridad en las vías de Pereira.

Artículo anteriorHomenaje a un grande
Artículo siguienteGeorge Tascón, Mago del lápiz

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -