14.5 C
Pereira
martes, febrero 7, 2023

Un chiste

Un chiste resultó ser la intervención el pasado viernes del Director del Instituto de Movilidad en el Concejo Municipal de Pereira en cumplimiento de la citación que este le hizo para que informara a los pereiranos qué está haciendo la entidad para solucionar el grave problema de movilidad que hay en la Ciudad y qué estrategia se tiene proyectada ejecutar para hacer cumplir las normas de tránsito.

La primera perla que soltó el doctor Calvo, sin siquiera sonrojarse, es que el monumental trancón que se forma, en cuál sentido más desesperante, en el remedo de glorieta en Corales, no se debe al adefesio que allí se construyó, sino al crecimiento del tráfico que va hacia el sector de Condina.

Ahora resulta que el problema no lo está generando la pésima proyección de la obra, ni el desconocimiento del crecimiento del tráfico que aportaría la confluencia con la Avenida de La Independencia, ni la terquedad de la administración del momento en hacer una obrita donde se necesita una glorieta de verdad; sino los vehículos que ahora llegan de Condina.

A pesar de los llamados de atención de los conocedores del tema, de las advertencias de la firma que había contratado una anterior administración para diseñar una solución al nudo que allí se hace y de las recomendaciones de quienes proyectaron y construyeron las vías que confluyen en ese lugar, la administración del alcalde Gallo se empeñó en hacer una obra que resultó ser peor que la enfermedad.

El segundo chiste que echó el funcionario fue que en una ciudad de 500.000 habitantes y en la que circulan más de 200.000 vehículos hay solo 25 guardas de transito en cada turno. ¿Qué ciudad del país y en medio de una incultura como la nuestra, puede ordenar su tráfico y velar porque se cumplan las normas de tránsito, con un par de docenas de agentes de tránsito?

El otro chiste que contó el Director de Movilidad fue que las limitaciones normativas existentes han impedido contratar algunos guardas de tránsito para atender las necesidades que tiene Pereira en este campo. Acaso hubo, antes de iniciar la Ley de Garantías, igual dificultad para llenar de contratos de prestación de servicios al Instituto y gastarse hasta el último peso de su presupuesto.

Y para terminar la tanda de chistes, dijo el doctor Calvo que la solución inmediata a todo el problema de movilidad de la Ciudad era ampliar el pico y placa a toda la ciudad y durante todo el día. Será que en sectores como Kennedy, o Villa Verde, o Panorama, o el Parque Industrial, o la comuna del Río, o El Poblado, se necesita un pico y placa, o que más bien el problema del centro, o de las carreras 10, 11 y 12 o de la calle 23, o a la propia vuelta de la sede del Instituto, no es de exceso de tráfico, sino de talleres en la calle, de carros mal parqueados y de falta de autoridad.

Mientras lo expuesto en el Concejo sean la visión de la Administración de los problemas de movildad de la Ciudad, sus causas y las alternativas de solución, no solo están muy lejos las posibilidades de que la situación mejore, sino que el desorden, la falta de autoridad, la anarquía y monumentales trancones cada día serán peores y más insoportables.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -