18.8 C
Pereira
martes, septiembre 27, 2022

Un alivio para Pereira

Significa sacar de sus calles todo ese tráfico que las ha convertido en vías intransitables, por el impacto sobre la movilidad y por los daños en el pavimento.

El pasado fin de semana y después de casi tres meses de permanecer cerrada por causa del deslizamiento en el mismo sitio donde un alud similar sepulto varios automotores y dejó varias personas muertas, el Instituto Nacional de Vías reabrió el paso a vehículos en la variante La Romelia – El Pollo.

Aunque el paso es restringido y solo se puede usar una sola calzada, mientras se termina los trabajos de protección que garanticen la seguridad de los viajeros y la circulación normal de los vehículos, la reapertura es, sin ninguna duda, una buena noticia para el pesado tráfico que se mueve entre el occidente y el norte del país y viceversa, y un alivio para las principales vías de la ciudad.

Desde el momento del cierre obligado de la vía, todo el tráfico pesado fue desviado hacia la variante Condina hasta la tradicional salida a Armenia por el Terminal de Transportes, para luego pasar por Dosquebradas; tratando de evitar el tránsito por la avenida 30 de Agosto y por las principales vías de Pereira. Sin embargo, las autoridades han sido incapaces de controlarlo y hacer cumplir la medida.

En la práctica lo que ha ocurrido es que buena parte de los camiones, tractomulas y vehículos pesados que circulan por esta vía, toman la 30 de Agosto o la Avenida Sur para continuar hacia Dosquebradas por el Viaducto, con todos los efectos perversos que este movimiento pesado causa sobre unas vías que están diseñadas y construidas para un tráfico liviano.

Hoy la doble calzada a Cerritos, a partir de la intersección El Pollo y hasta la glorieta de El Viajero, es una vía completamente despedazada, llena de huecos y de hundimientos, producto del pesado trafico que ha venido soportando, que primero está atentando contra la seguridad los vehículos, y segundo, está poniendo en entredicho la imagen de la ciudad.

Esa vía es la puerta de ingreso a la ciudad. Por allí entra todo el tráfico que viene del occidente del país, y es la imagen que se llevan quienes vienen a Pereira por diversas razones, o los que van de paso hacia otros lugares, pero quieren entrar a ella, conocerla y aprovechar sus bien reconocidos atractivos comerciales.
Por todo esto, la reapertura de la Variante La Romelia – El Pollo, es un alivio para la ciudad. Significa sacar de sus calles todo ese tráfico que ha convertido sus calles en vías intransitables, por su impacto sobre la movilidad y por los serios daños en el pavimento. Ahora, la pregunta es ¿quién va a pagar estos graves y costosos perjuicios?

Lo otro, es que ojalá los trabajos que faltan para dar al servicio completamente la vía a Santa Rosa se terminen lo más pronto posible y ninguno de los vehículos pesados que hoy están invadiendo nuestras estrechas avenidas, tenga que volver a utilizarlas y a dejar sobre su pavimento su dañina huella.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -