21.4 C
Pereira
domingo, junio 26, 2022

Todos ganaríamos

Es tendencia

El Día del Padre

¿Por qué pasa esto?

El ruido ensordecedor

- Advertisement -

Mientras el presidente Iván Duque promocionaba a través de todos los medios de comunicación la supuesta vacuna tres millones y pregonaba a los cuatro vientos el éxito del Plan Nacional de Vacunación, pues según dijo la fecha prevista para llegar a esta meta era el 17 de abril y se había logrado anticiparla ocho días, todo el país se dolía por la falta vacunas empezando por las que ya se deberían tener para cumplir con la segunda dosis.

Hoy en todos los departamentos del país los responsables de aplicar las vacunas, piden con urgencia al Gobierno el envío de mas vacunas para poder cumplir, primero con la programación de quienes están en la dos primeras líneas de vacunación y han sido citados para recibir el biológico y segundo, para aplicarle la segunda dosis a quienes ya recibieron la primera y se les ha vencido el término para recibir la segunda.

Hasta hace unos días las autoridades de salud sostenían que era indispensable que las personas vacunadas cumplieran con la cita asignada para la aplicación de la segunda dosis y que esta debía ser justamente el día 28 después de aplicada la primera, so pena de reducir los efectos del biológico. Ahora el Ministro de Salud dice que esto no es cierto, que no hay tal urgencia y que no importa el intervalo de tiempo entre la aplicación de una y otra vacuna.

Nada genera más incertidumbre entre los ciudadanos y ayuda a aumentar la desconfianza que se ha creado en torno a la vacuna y que hace que un porcentaje muy importante de colombianos todavía diga que no se va a vacunar porque aún tiene muchas dudas sobre la bondad del líquido y peor aún sobre su confiabilidad; que la falta de claridad del Gobierno para dar las informaciones sobre la vacuna y para atender las inquietudes frente a los problemas que se han presentado especialmente en la llegada del biológico, la pérdida de algunas dosis, los saltos en la fila y la distribución a las distintas regiones del país.

Desde que no se programó a Leticia para entregarle vacuna como si el Amazonas no hiciera parte de Colombia, hasta que no se tuvo en cuenta la segunda dosis al momento de distribuir las vacunas, pasando por que tardíamente se aclaró que es lo mismo que de un frasco salgan cinco o seis vacunas y que entre las dos aplicaciones haya 28 o 40 días; todo ha sido una seguidilla de inconsistencias, de informaciones contradictorias, de vaguedades y de explicaciones del Gobierno que ya nadie cree.

Cómo serviría para aclarar toda esta confusión y toda esta incertidumbre que el Gobierno en vez de estar armando fastidiosos shows con el proceso de vacunación, le contara al país la verdad sobre la demora de las vacunas, sobre los muertos vacunados, sobre los que se han brincado los turnos y sobre el plazo para aplicar la segunda dosis. Todos ganaríamos empezando por la credibilidad del Presidente.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -