23.4 C
Pereira
viernes, julio 1, 2022

Tiene razón la Policía

Es tendencia

- Advertisement -

Dicen las informaciones de prensa que en los crecientes casos de robos y atracos que se están presentando en el área Metropolitana, la mayoría de las veces el actor es un motociclista o su parrillero, o una persona que se vale de esta clase de vehículo para escapar. Y llama la atención en la noticia que el delincuente sea siempre un hombre especialmente en el caso del parrillero figura que está prohibida.

La pregunta obvia es si está es la nueva y más frecuente modalidad de robo en la ciudad por qué no se idea una estrategia que permita hacer más severo el control sobre estos casos, en especial sobre los parrilleros hombre. A esto la Policía ha dicho que hay escases de uniformados y que si los pocos que hay es necesario utilizarlos para vigilar las marchas de protesta que todos los días se presentan en el área Metropolitana, el resto de las acciones como proteger a los ciudadanos de los delincuentes, se queda sin hacer o se hace sin el rigor que se requiere.

Y tiene razón la Policía, porque si además de tener que vigilar la ciudad y cuidar a los ciudadanos de los delincuentes, tiene que estar atenta a que las marchas y movimientos de protesta de sectores que en su mayoría están compuestos por ciudadanos honrados y trabajadores no vayan a ser infiltradas por sujetos interesados en generar el caos y alterar el orden público, no hay número de policías disponible que lo permita.

Si de por si la cantidad de agentes que tiene destinada la Institución para Pereira y su área metropolitana es insuficiente para todas las labores de vigilancia que se realizan y para garantizarle la seguridad a sus habitantes, con mayor razón si a esta difícil tarea hay que añadirle cuidar que las protestas ciudadanas no se salgan de las manos, o que los hinchas del Deportivo Pereira o los venidos de otras partes no acaben con la ciudad o no atenten contra la tranquilidad de los pereiranos, o que la celebración del Halloween no se convierta en destrucción y vandalismo, o tantos otros parecidos que distraen la función de la Policía y exigen de su presencia con todos los recursos que posee.

Cada acto de estos que se organice y realice en la ciudad le está dando la oportunidad a los delincuentes para robar a los ciudadanos o para atracar al comercio y a las organizaciones criminales para llevar a cabo sus fechorías, con la tranquilidad de que lo pueden hace sin que nadie se los va a impedir porque la Policía está ocupada cuidando a quienes no deberían necesitar que se les vigile.

La ciudad y los ciudadanos de bien deberían hacer todo el esfuerzo para no distraer a la Policía en actividades que le quitan tiempo y concentración para realizar su verdadera misión que es hacer presencia en todos los sectores, para combatir el delito, para perseguir a los delincuentes y para garantizar la seguridad y la tranquilidad de todos los risaraldenses.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -