Por fin una ayuda efectiva

Lo importante ahora es que en la práctica este subsidio llegue fácil y oportunamente a los empresarios, y puedan hacer uso de él en este momento de dificultades económica.

Por fin el Gobierno nacional pensó en las micro, medianas y pequeñas empresas del país y entendió que, si no se le daba la mano a lo que constituye, por lo menos en la ciudad y en el departamento, más del 90% de su sector productivo, los efectos laborales, sociales y de seguridad serían impredecibles.

Los voceros de todos los sectores económicos del país habían venido clamando por una ayuda efectiva y directa para quienes son el alma de la economía, especialmente en las regiones; porque hasta ahora los apoyos anunciados, fundamentalmente en el campo del crédito, se había quedado en simples decretos que no estaban llegando donde realmente se está necesitando.

Por fortuna, el Gobierno oyendo un poco las voces de angustia de tantos sectores económicos y, creemos que mucho, empezando a conocer los dramáticos índices de desempleo, de comportamiento negativo de la economía, de caída en las ventas y de cierre de miles de negocios, producto del encierro obligatorio; anunció un subsidio en la nómina de todas las empresas del país.

El beneficio, que consiste en entregarle cerca de 350.000 pesos a cada empleado que tengan todas las empresas del país, no importa su tamaño, y que cumplan con la condición de haber bajado sus ventas por lo menos en un 20% con relación al mes de abril del año pasado; es sin duda una ayuda que alivia tal vez el primer problema que hoy tienen todos los empresarios, y es poder pagar la nómina para mantener el empleo.

Hoy muchas empresas, especialmente pequeñas, habían tenido que cerrar sus puertas o estaban a punto de hacerlo y de liquidar todos sus empleados, ante la incapacidad física de poder cubrir sus sueldos. Con el subsidio anunciado muchas de ellas con seguridad van a poder, por o menos conservar lo que aún tienen y en algunos casos pensar en volver a vincular algunos de los que tuvieron que liquidar obligados por la parálisis total de sus negocios y la incertidumbre sobre el futuro inmediato de la economía.

Esto permitirá a su vez a las empresas destinar los recursos que tenía para cubrir este porcentaje, a permanecer funcionando y aguantar los difíciles días y meses que vendrán mientras todas las actividades vuelven a la normalidad y la economía se reactiva y toma la dinámica que traía antes de la llegada del coronavirus.

Lo importante ahora es que en la práctica este subsidio llegue fácil y oportunamente a los empresarios, cumpliendo por supuesto con los requisitos, y puedan hacer uso de él en este momento de dificultades económica, y no resulte ser una cosa parecida a los prometidos apoyos a través del sistema financiero y que al final terminaron siendo una vana ilusión.

Deja un comentario