Con toda precaución

El llamado hoy es a todas las personas que piensan salir de viaje para que se tomen las mayores precauciones tanto con el vehículo, como con los pasajeros.

Por estos días y especialmente este fin de semana se intensifica el tráfico en las carreteras del país. Los colombianos, aprovechando las mejores condiciones de las carreteras y, por supuesto, la época, viajan, bien hacia algún lugar de descanso, o bien en busca de sus parientes y personas cercanas para compartir con ellos la tradicional celebración del 31 de diciembre.

Esto hace que las vías se saturen como pocas veces, que los buses y carros sean insuficientes para transportar tantas personas, que haya demoras en los itinerarios, que se presenten trancones y que quienes quieran estar en su destino a determinada hora no lo puedan hacer.

Y también hace que se abuse de la velocidad, de la capacidad, del cupo y los turnos de los conductores; que se descuiden las condiciones técnicas de los vehículos; que no se observen las señales de tránsito, que se cometan imprudencias, que se consuma licor y que se pase por alto elementales normas de cuidado y precaución.

Cada año, por estos días, los periódicos registran dolorosos accidentes con saldos trágicos de personas muertas y heridas que ocurren por causas imputables, casi siempre, al descuido, a la imprudencia, al exceso de velocidad, al licor y al abuso de los conductores.

Especialmente los buses de servicio público, en el afán de transportar más pasajeros, o de cubrir las rutas en menor tiempo, o de llegar primero, o en la famosa guerra del centavo, son los mayores causantes de los accidentes de carretera en esta época de fin de año, con las consecuencias que ya todos conocemos.

Por eso, el llamado hoy es a todas las personas que piensan salir de viaje para que se tomen las mayores precauciones tanto con el vehículo como con los pasajeros, que no se abuse de la velocidad, que por ningún motivo se mezcle licor con gasolina, que no se hagan jornadas largas, que ojala no se viaje de noche, que se respeten las normas, que se acojan la recomendaciones de las autoridades y que se tenga en cuenta que las carreteras van a estar muy congestionadas.

Es preferible demorarse un poco más, o perder unos cuantos pasajeros, o hacer cola en un trancón, que no llegar, o tener que pasar estos días en un hospital o llorando la pérdida de un ser querido. A viajar, pues, con el mayor cuidado, respetando las normas y señales de tránsito, tomando las mayores precauciones y no olvidando que hay personas que nos están esperando, y que nos quieren ver vivos y sanos.