21 C
Pereira
martes, julio 23, 2024

Seguridad para los niños

A lo último que se le pone atención cuando se va a conducir un vehículo o a salir de viaje con la familia y de ella hacen parte pequeños, es a la seguridad de los niños. 
Dentro de todas los registros que confirman el deterioro de la seguridad en todas las carreteras del país, hay algunos datos que preocupan mucho más que otros por su acelerado crecimiento y porque está afectando gravemente una población muy vulnerable como es la de los niños y adolescentes, y son las muertes de menores de edad en siniestros viales.
Según cifras oficiales de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, durante el año pasado 45 niños y niñas menores de quince años que viajaban como pasajeros en vehículos automotores, perdieron la vida en las carreteras del país y 800 más resultaron con lesiones graves en accidentes de carretera.
Como si fuera poco todo esto, también de acuerdo con datos recogidos por la misma entidad durante el 2023, la segunda causa de muerte de niños, niñas y adolescentes entre los cinco y los catorce años; y la octava entre pequeños entre uno y cuatro años de edad, son los siniestros en las vías del país.
Por supuesto, todos los actores viales, los conductores, los pasajeros  de los vehículos y los peatones, son importantes en la vía y merecen para todos ellos todas las garantías de seguridad; pero hay unos que por su vulnerabilidad y fragilidad exigen mayor cuidado y, sobre todo, el estricto control por parte de las autoridades.
A lo último que se le pone atención cuando se va a conducir un vehículo o se va a salir de viaje con la familia y de ella hacen parte pequeños y menores de edad, es a la seguridad de los niños. Regularmente ellos son transportados sin los cuidados y atención que exigen tanto las normas de tránsito, como el sentido común.
Con frecuencia a los niños se les ubica en la parte delantera del vehículo y casi nunca, cuando son niños menores de dos o tres años, se le lleva en las sillas especiales que hay para transportar a los pequeños de esta edad y menos cumpliendo las condiciones mínimas de seguridad para estos pasajeros. Cuando más, simplemente se lleva en la parte trasera y en compañía de un adulto.
Lo más grave de todo esto es que a las autoridades de tránsito y a la Policía de carreteras lo que menos parece importarles es esto. Prefieren verificar que el vehículo cuente entre su equipo de carretera con una linterna o con los tacos, o con los triángulos de estacionamiento, que, si entre los pasajeros va un menor, este vaya en la silla especial para niños.
Es urgente, pues, para reducir los altos índices de niños, niñas y adolescentes víctimas en siniestros de carreteras, que se insista en campañas de educación y de prevención y que las autoridades extremen los controles para evitar que estos pequeños sean transportados, especialmente por carretera, sin los cuidados y garantías que se requieren para garantizar la vida de los menores y que la ley exige.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -