20.9 C
Pereira
domingo, mayo 19, 2024

Se prolonga la oscuridad

Hay por lo menos desinterés de la actual administración en atender el problema en el menor tiempo posible y de buscarle una solución temporal mientras se surte el proceso con el nuevo operador.

Van corridos 120 días de este año y no parece haber en el horizonte cercano una decisión clara en la operación y mantenimiento del servicio de alumbrado público en la ciudad, mientras tanto Pereira, el centro y sus barrios sin excepción, permanece en medio de la más absoluta penumbra.

El Secretario de Infraestructura, funcionario responsable de garantizar el alumbrado público, ha dicho que su dependencia está trabajando en la preparación del proceso licitatorio para la selección de la empresa que se encargue del suministro de alumbrado público para la Ciudad y que todo el proceso se puede demorar sesenta días más.

Esto significa que antes de mitad de año la Ciudad no tendrá operador para el servicio de iluminación en sus calles, parques y avenidas, y no se sabe cuántos meses más de demora para empezar a apreciar las bondades de una ciudad iluminada, por la se pueda caminar y en la que se pueda vivir tranquilamente.

Por supuesto, el problema de la oscuridad del espacio público no es de ahora, sino que lleva mucho tiempo y que el llamado “Gobierno  de la Ciudad” dejó agravar por la desidia de los funcionarios responsables de garantizar que la Ciudad permanezca iluminada y por, no hay más explicación, la engañosa práctica de cobrarle por el servicio al usuario y quedarse con el dinero.

Sin embargo, hay por lo menos desinterés de la actual administración en atender el problema en el menor tiempo posible y de buscarle una solución temporal mientras se surte todo el proceso de licitación y contratación de un operador serio que devuelva la luz a las calles y la seguridad a la ciudad.

Pereira no puede quedarse seis meses o más, en manos de dos cuadrillas y siete operarios, según palabras del Secretario de Infraestructura del Municipio, para atender miles de luminarias apagadas o en mal estado y, lo más crítico, sin contar con los equipos especializados y necesarios para adelantar con eficacia esta labor.

Si hoy la Ciudad está en la penumbra, qué se podrá decir dentro de cinco o seis meses, o al final del año, cuando se surta el proceso de licitación, se contrate al operador y este, una vez conozca el estado de la red, pueda empezar a atender las necesidades de la urbe; seguramente Pereira estará completamente apagada y en manos de los delincuentes.

Hay que hacer algo más que pedirle paciencia a los pereiranos. Es necesario un plan de emergencia que evite que el problema se siga agravando y que por lo menos permita sacar de la oscuridad aquellos puntos críticos que le están generando tanta intranquilidad a los pereiranos y mucha inseguridad a la Ciudad.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -