18.4 C
Pereira
martes, febrero 7, 2023

Registros aterradores

No pueden ser más aterradores los resultados del Primer Estudio Observacional que realizó la Agencia Nacional de Seguridad Vial y que publicó este periódico el pasado domingo, sobre el comportamiento de los diferentes actores viales en las carreteras del país y del Departamento, entre el primero de enero y el 30 de noviembre del año que terminó.

Según el informe oficial, en Risaralda cada 48 horas una persona perdió la vida en un hecho de tránsito, lo que convierte al Departamento en uno de los que más víctimas fatales le aportó al preocupante registro vial nacional, y en el primero en este campo entre los tres del Eje Cafetero.

Ahora, de las 151 muertes que ocurrieron en los primeros once meses del año en Risaralda, la peor parte la llevaron los peatones con 66 víctimas, seguidos de los usuarios de motos que aportaron 58 fallecidos, de los ciclistas con 14 muertes y, por último, de quienes viajaban en un vehículo, con 13 víctimas.

Esto significa que al menos ocho de cada diez fallecidos producto de un hecho de tránsito, eran o peatones o un usuario de una motocicleta, y que apenas uno de cada diez era un conductor de un vehículo tradicional y otro tanto, una persona que viajaba aborde de uno de estos aparatos.

Y algo que deja en claro la informalidad con que se transita por las vías y carreteras del Departamento y por supuesto del país, siete de cada diez motociclistas y ciclistas no usan caso, la mitad de los vehículos que circulan excede los límites de velocidad, siete de cada diez pasajeros de un vehículo no se ajusta el cinturón de seguridad y el 51% de los peatones no utiliza los puentes peatonales para cruzar las avenidas y vías de alto tráfico.

Todo esto pone al descubierto, obviamente la incultura de conductores, de peatones, de ciclistas, de motociclistas y de conductores; pero también la falta de control y vigilancia de las autoridades de tránsito y de carretera para hacer cumplir las normas de tránsito y ponerle orden a semejante anarquía vial.

Si a las autoridades les importara menos el pico y placa, que el exceso de velocidad, o que el respeto por la luz roja, o que el casco de seguridad, o que los giros prohibidos, o que los peatones usen los puentes y respeten los semáforos peatonales, o que los ciclistas usen prendas reflectivas; con seguridad habría menos accidentes de tránsito graves y menos peatones y ciclistas muertos.

Es urgente, pues, que las autoridades de tránsito y de carretera revisen su estrategia de control y vigilancia en aquellas vías y carreteras que están mostrando más alta siniestralidad y con consecuencias fatales, y redoblen la presencia de uniformados y guardas de tránsito de tal manera que con una acción combinada de educación y control, se puedan reducir a niveles razonables los dolorosos registros viales que muestra el estudio de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -