16.5 C
Pereira
jueves, octubre 6, 2022

Que no vaya a ser tarde

En la reciente visita que hizo a Pereira el embajador de India en Colombia, Ravi Bangar, habl?, entre otras cosas, de las inmensas oportunidades que ofrece ese pa?s asi?tico para la regi?n, especialmente en el campo de la agroindustria, la agroqu?mica, la ingenier?a de empaques, la producci?n de autopartes y a?n el turismo.

 

Dijo, además, que en su pa?s hay muchas empresas y personas que est?n buscando regiones del mundo y econom?as como la nuestra, donde expandir sus negocios e invertir importantes capitales disponibles. Sin embargo, aunque lo expres? de manera discreta, manifest? su preocupaci?n por las dificultades que hay para la inversi?n y los negocios en Colombia y particularmente en ciudades como la nuestra.

 

Como decimos, no lo dijo abiertamente, por lo menos en p?blico, pero si lo dio a entender en privado que con frecuencia las oportunidades para la llegada de capitales significativos se pierden ante la excesiva tramitolog?a local y la interminable demora en la toma de decisiones que son fundamentales para su concreci?n.

 

Sin decirlo con nombres propios, se refiri?, por ejemplo, a la demora en resolver una limitaci?n que tiene el Plan de Ordenamiento Territorial de Pereira para la utilizaci?n del suelo en el sector de la Villa Olímpica y que ha demorado excesivamente la formalizaci?n del proyecto del World Trade Center en la ciudad.

 

El dinero, dijo en voz baja el embajador Bangar, no espera mucho tiempo. Mientras en una parte se enredan en normas y procedimientos muchas veces in?tiles para facilitar una inversi?n importante, en otras muchas les abren las puertas, no les exigen nada, no les ponen trabas e inclusive los exoneran de contribuciones e impuestos, con tal que el capital llegue y sea un verdadero promotor de desarrollo, de generaci?n de empleo y de nuevas oportunidades para la respectiva ciudad.

 

Claro, nadie va a tener unos recursos importantes en dinero, ni ninguna empresa va a congelar más de lo razonable un proyecto grande, esperando que una municipalidad resuelva cualquier limitante que exista en una norma y que por grande que sea nunca es comparable con la magnitud de los beneficios que puede traer la inversi?n que se est? proponiendo.

 

Queda, pues, ah? el comentario discreto, pero claro, del embajador Bangar; no vaya a pasar que cuando por fin las autoridades resuelvan la dificultad que existe para poder construir el World Trade Center, los inversionistas indios que anunciaron los importantes recursos digan que se cansaron de esperar y que ya el dinero est? invertido en otra ciudad o en otro pa?s.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -