17 C
Pereira
viernes, septiembre 30, 2022

Preocupante panorama

Nada parece contener la ola alcista de la inflación. Ni los continuos ajustes a las tasas de interés decretados por el Banco de la República, ni el resto de las tímidas medidas tomadas por las autoridades económicas del país, han servido siquiera para frenar un poco el incontenible crecimiento de los costos de la Canasta Familiar.

De la mano de los alimentos y bebidas no alcohólicas, de los servicios públicos, de la vivienda y los arriendos, de los combustibles y de los restaurantes y hoteles, pero muy especialmente de la energía, el Indice de Precios al Consumidor al cierre del mes de agosto se encaramó al punto más alto de los últimos 24 años.

Según el DANE, la variación del IPC en el octavo mes del año fue del 1.02% y la variación anual acumulada de 10.84%, lo que significa un crecimiento de 6.4 puntos porcentuales en comparación con la registrada al término del mismo período el año anterior, cuando la entidad estadística reportó un aumento del 4.44%.

En el solo grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas, los costos reportaron para el mes agosto un crecimiento del 1.85% y un acumulado agosto 2021 – agosto 2022 del 25.57%, lo que significa 4.33 puntos básicos del total de 10.84% que fue la inflación anualizada para el mes que acaba de terminar.

Ahora, para el grupo de servicios públicos, donde está el costo de la energía, el aumento anual representó 2.19 puntos básicos de los 10.84% que fue la inflación total al cierre de agosto. Esto significa que entre los dos grupos, el de alimentos y el de los servicios públicos, acumulan el 60% del aumento total del IPC.

En lo que tiene que ver con Pereira, la situación lejos de ser un poco mejor es todavía más inquietante. El IPC para la Ciudad en el mes de agosto fue del 1.03%, en el año corrido de 9.64% y el acumulado en los últimos doce meses de 11.33%, todos tres superiores a los nacionales y por supuesto mucho más altos que los reportados en las mediciones anteriores.

En Pereira, el grupo que más jalonó la inflación, distinto a lo que ocurrió en lo nacional que fueron los alimentos y las bebidas no alcohólica, fue el de servicios públicos y el producto, la energía, inclusive muy por encima de aquel que nacionalmente se constituyó en el segundo grupo con más incremento en sus precios.

Lo preocupante de todo esto es que nada hace prever que en los cuatro meses que quedan del año, la inflación pueda moderarse al punto que permita conseguir una cifra anualizada de un dígito. Por el contrario, muchos analistas creen que difícilmente las medidas que se han tomado y las que se puedan tomar, como la que ha anunciado el presidente Petro de analizar con las electrificadoras las razones de los altos aumentos, logren poner el IPC por debajo del 11%.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -