26.4 C
Pereira
viernes, agosto 19, 2022

¿Por qué es tan difícil?

E28n el país hay 17´285.340 vehículo registrados y activos en el Runt, de esos 10´334.723 son motocicletas, lo que representa el 60% del parque automotor nacional. De estas 10.334.723 motos el 71% no tiene revisión tecnicomecánica y un porcentaje parecido no cuenta con el Seguro Obligatorio (Soat).

Ahora si de cada diez accidentes de tránsito que se presentan en las vías y carreteras del país, en siete hay involucrada una motocicleta, no es aventurado afirmar que al menos en la mitad de estos casos las personas afectadas carecen del respaldo de un seguro que las proteja y les cubra los costos como gastos médicos, hospitalarios y de cirugía.

Lo más grave es que esto ocurre con el conocimiento de las autoridades de tránsito de todo el país. Ellas conocen estos registros, saben que los propietarios de motos una vez vencido el período de gracia que la ley le da a los aparatos nuevos, jamás vuelven a hacerle a su moto la revisión tecnicomecánica y tampoco renuevan el Soat.

Esto quiere decir, ni mas ni menos, que casi dos de cada tres motos que circulan en el país lo hacen irregularmente, sin la revisión tecnicomecánica y sin el seguro que cubre todas las eventualidades médicas y hospitalarias, y todos los gastos de salud que pudiere ocasionar un accidente de tránsito.

Pero, por qué es tan difícil controlar esta exigencia y lograr que todos los vehículos que circulan en el país, los que tienen por supuesto la obligación, tengan vigente el certificado de revisión tecnicomecánica y el seguro obligatorio. Por qué los agentes de tránsito en vez de estar parados en las esquinas conversando o hablando por celular no emprenden una tarea dirigida a verificar el estado de estos requisitos.

La tecnología permite consultar desde un aparato sencillo y móvil, que por lo general carga cada guarda de tránsito y cada policía de carreteras, solamente ingresando el número de la placa, si el vehículo tiene al día la revisión tecnicomecánica y vigente el seguro obligatorio. De ahí para adelante es un simple procedimiento administrativo, con inmovilización del vehículo e imposición de la sanción que tiene establecida las normas de tránsito vigentes.

Esto sin duda, no solo mejoraría automáticamente los altos registros de los vehículos que incumplen con la obligación, después de transcurrido un determinado tiempo de comprado el vehículo, de hacer cada año la revisión tecnicomecánica y de tener vigente el seguro obligatorio, sino que reduciría la accidentalidad en las vías del país.

Y de paso, no hay ninguna duda, aumentaría significativamente los ingresos de las oficinas de tránsito del país. Es básicamente recordar que seis millones y medio de motos, para no hablar sino de estos aparatos, hoy circulan tranquilamente y sin que nadie los moleste, sin certificado ambiental, como se le llama comúnmente a este documento, y sin Soat.

Artículo anteriorEl aborto (2)
Artículo siguienteArgiro la luchó por su vida

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -