14.3 C
Pereira
lunes, febrero 6, 2023

Por el respeto al descanso

El Congreso de la República acaba de aprobar en tercer debate un proyecto de ley que establece horas y días de la semana en los cuales los bancos y entidades financieras pueden llamar a sus acreedores a recordarles el pago de sus obligaciones crediticias o a cobrarles cuando estos no las han atendido oportunamente.

Se ha vuelto práctica común que las entidades financieras o las empresas que esas contratan para que hagan en su nombre la labor de cobro de sus créditos o de su cartera vencida, lo realicen sin la más mínima consideración por las horas y los días de descanso de sus clientes y deudores.

Para estas entidades es igual llamar al usuario a las diez de la mañana que a las seis de la mañana, o a las cuatro de la tarde que a las once de la noche, o que hacerlo un lunes o un domingo o un día de fiesta. Tampoco tienen inconveniente en asediarlo llamándolo varias veces en el mismo día, en caso de que no conteste o simplemente para insistirle en el pago de su compromiso crediticio.

Se dirá que eso sucede no con quienes tienen sus obligaciones al día, sino con los que no las han atendido cumplidamente y que quien no atiende los compromisos a tiempo está supeditado a que le cobren o al menos a que le estén recordando que no ha pagado; pero una cosa es que esto se haga en un día laboral y a una hora de trabajo, y otra en un fin de semana o en un día de fiesta, o en unas horas que son las de descanso de cualquier persona.

El hecho que una persona por cualquier circunstancia se atrase en el pago de una obligación financiera o no pague en la fecha establecida su tarjeta de crédito, no puede autorizar al banco o a la entidad respectiva a montar una verdadera cacería contra el deudor y a interrumpirle sus horas y días de descanso.

El día tiene suficientes horas laborales y la semana bastantes días de trabajo para que las entidades financieras desarrollen sus estrategias de cobro o le recuerden a sus tarjeta-habientes y deudores las fechas de pago de sus obligaciones bancarias, como para que se recurra a los domingos y festivos, y a las horas cuando regularmente cualquier persona descansa, para hacer esta labor.

Por todo esto, es que es tan oportuna la iniciativa que cursa en el Congreso y que establece que los bancos y entidades financieras directa o a través de empresas especializadas en el cobro de cartera, solo pueden realizar esta labor de lunes a viernes y en el horario de siete de la mañana a ocho de la noche y solo podrán hacer una llamada al día a la misma persona. Esta sería una norma de elemental respeto por la privacidad y el descanso de las personas.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -