19.4 C
Pereira
viernes, diciembre 2, 2022

Petro, cien días

Se cumplieron el pasado fin de semana los primeros cien días del gobierno del presidente Petro, un período que, por supuesto es corto para calificar una administración, pero que, por tratarse de una orientación completamente distinta en el manejo del país y en la concepción de sus prioridades, y por todos los cambios que se vienen planteando, vale la pena hacer algunos comentarios sobre las decisiones tomadas y los anuncios hechos en estos primeros tres meses largos de estar al frente del país.

En su primera acción que fue la conformación de su equipo de colaboradores más cercanos y de mayor responsabilidad, no le fue bien. Designaciones anunciadas que no pudieron, por diversas e imperdonables razones en nombramientos de tan alto nivel, hacerse efectivas, y personas, que, aunque con reconocida trayectoria profesional y pública, en no pocos casos con absoluto desconocimiento de los asuntos que se han encomendado. Y para completar, funcionarios locuaces, imprudentes y que parecen olvidar que no son rueda suelta, sino que hacen parte de un equipo de gobierno en donde las decisiones delicadas se discuten en su interior y se toman en conjunto.

Lo segundo que hay que anotar es que el Gobierno ha sacrificado todo para lograr, como en efecto lo ha conseguido, la gobernabilidad y el respaldo mayoritario en el Congreso que le permita sacar adelante iniciativas como la reforma tributaria, base y sustento de toda la política social anunciada durante la campaña, la política, la electoral, la de salud, la pensional y la laboral.

En el campo de la seguridad y la tranquilidad pública, su propuesta de Paz Total ha tenido al parecer más críticas que aplausos. Distinto al apresurado anuncio de la reanudación de los diálogos con el Eln, de lo cual no se conoce ni siquiera la agenda, nada hay con la interminable lista de grupos, organizaciones y estructuras criminales que operan en todo el territorio nacional y a los cuales se le ha invitado a que hagan parte de la Paz Total.

En cuanto a la economía, así todo el equipo económico se haya empeñado en minimizarlo, los distintos anuncios y la propia reforma tributaria, han generado, no hay duda, incertidumbre, desconfianza, prevención y también preocupación entre los empresarios, en el sector de hidrocarburos y minería, en la actividad agropecuaria y en la inversión extranjera.

Por lo demás, el Presidente y en general su equipo de gobierno ha sido distante, casi despectivo, con excepción de algunas comunidades, con el sector productivo, con los gremios, con los empresarios, con los mandatarios locales y regionales, con la micro empresa, con el agro y con la clase política. No han sido pocas las veces que, habiendo aceptado la invitación a reunirse con ellos, los ha dejado esperando, dejando un mensaje de desinterés y de despreció por los problemas del país.

Completó, pues, el doctor Perro y su gobierno, 100 días de ejercicio del poder en los que a pesar de haber garantizado los recursos para las grandes transformaciones sociales que ha anunciado, dejan un mensaje de intranquilidad, de incertidumbre, de prevención y de desesperanza, frente al futuro de la economía, de la inversión, de la estabilidad empresarial y del empleo.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -