17 C
Pereira
viernes, septiembre 30, 2022

Pésimo antecedente

La cancelación por parte de las empresas transportadores de todas las rutas hacia el Chocó y en general de los vehículos que normalmente circulan por esa vía, a raíz del paro armado que realizo el ELN esta semana, es el preocupante regreso a una situación que no vivía la región desde hace más de una década.

Esa vía fue por años el blanco de una guerrilla que permanentemente salía a al vía, bajaba los pasajeros, incendiaba los buses, asaltaba los vehículos de carga, atracaba a los personas que viajaban en los carros particulares y de cuando en cuando ordenaban su cierre total bajo la amenaza de robar y quemar a quien desobedeciera sus órdenes.

Luego, gracias a la decidida acción de las autoridades y a la presencia permanente del Ejercito a lo largo de todo el corredor vial, no solamente la vía hacia el Chocó recuperó su seguridad y su tranquilidad, sino que toda la zona limítrofe entre los dos departamentos se logró liberar de la arremetida de los grupos armados.

Ahora, desafortunadamente, y ante el espacio cedido por la Fuerza Pública, los grupos ilegales han retornado a la región y vuelto a sembrar el miedo y la incertidumbre en la vía que une a los dos departamentos, a tal punto que el solo anuncio del paro armado dejó  completamente desocupada el trayecto y guardados los vehículos que tradicionalmente circulan por allí.

Daba lástima ver el pasado miércoles en el Terminal de Transportes de Pereira los espacios destinados para el despacho de los buses que usualmente hacen la ruta hacia el Chocó, completamente desolados. Ni un solo bus de ninguna empresa salió a cubrir el itinerario hacia el vecino departamento. Igual ocurrió con las compañías transportadoras de alimentos, de productos de consumo periódico, de madera y de todos los productos que produce el Chocó.

Lo grave de esto es que en adelante el pan nuestro de cada día, será las apariciones de los grupos guerrilleros que hoy están operando en los límites  entre Risaralda y Chocó. Cada vez que quieran hacer daño, saldrán a la vía asaltarán un carro, o quemarán un bus o un camión, o lo que es peor, impondrá el horario que se les antoje para los vehículos que circulan por allí.

Hoy fue un día de paro armado, pero en adelante será una permanente amenaza de bloqueo de la vía, o de apariciones inesperadas, o de hostigamiento graves y seguramente de buses y camiones quemados o cuando menos de vehículos pintados con aerosol y llenos de consignas subversivas, con la exigencia además de no ser borradas.

Pésimo antecedente, pues el de la semana pasada. Una vía completamente desocupada, los despachos hacia el Chocó cerrados, un movimiento comercial en cero, unas empresas llenas de dudas y una población atemorizada, y mientras tanto una Fuerza Pública acantonada y unas autoridades dando un parte de tranquilidad.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -