19.1 C
Pereira
domingo, mayo 19, 2024

Pan y circo

Entre desesperanza y desilusión fue lo que produjo la esperada visita del presidente Petro, luego de casi dos años de espera para poder tener al mandatario en la Ciudad.

Más que una visita oficial en la que una ciudad y un departamento pueden exponerle al presidente de la República sus principales problemas y pedirle ayuda para poder atender las urgentes necesidades de una población olvidada del Gobierno Nacional, la del presidente Petro a Pereira el pasado jueves, fue un espectáculo más de los que el mandatario está acostumbrado a realizar en las regiones abandonadas, allá donde funciona perfecto el “panem et circenses”.

En vez de ir donde estaban reunidos los alcaldes y gobernadores de todo el país, los representantes de los más importantes gremios de la producción y los más destacados líderes empresariales; y donde se estaban tratando los principales asuntos de interés nacional, el Presidente prefirió irse para el coliseo de Cuba donde le tenían reunido, no el pueblo que quiere oír soluciones a sus problemas, sino una galería cuidadosamente seleccionada y adiestrada para que aplaudiera al mandatario no importa si no sabía de que estaba hablando y vociferara contra ciertas personas e instituciones de la ciudad y el Departamento.

Allí entonces, por supuesto, no hubo ni peticiones series y bien sustentadas por parte de los mandatarios locales y de la dirigencia local, porque la jauría no las dejó hablar; ni de parte del Mandatario propuestas concretas y soluciones posibles para las necesidades urgentes de Pereira y Risaralda, porque ese no es el libreto que le gusta seguir y que le rinde los frutos que quiere cosechar.

Lo que hubo en el coliseo de Cuba fue el discurso altisonante, populachero, lleno de lugares comunes y cargado de veneno contra todo lo que no se parezca al Pacto Histórico, que ya el país le conoce de sobra al presidente Petro, y una gritería ininteligible de quienes fueron llevados para que cumpliera ese papel en la reunión.

Ni siquiera las personas que han sido víctimas en Pereira y en Departamento, de las emergencias invernales y que llevan años esperando los auxilios prometidos por el Gobierno Nacional, pudieron exponer su problema y pedirle al Presidente su ayuda; porque no tuvieron la posibilidad de hacerlo y ni el mandatario, ni la Ministra de Vivienda se refirieron al tema.

Como gran cosa a las necesidades de vivienda de la población del departamento, la ministra Catalina Velasco, le pidió a los alcaldes legalizar las invasiones que hay construidas en los predios de los muncipìos y suspender los proceso de desalojo que adelantan las administraciones, en una clara autorización a los invasores, que en general son mafias  organizadas, para que ocupen los predios oficiales y construyan allí sus casuchas.

Entre desesperanza y decepción fue lo que produjo, pues, la esperada visita del presidente Petro. Después de casi dos años de espera para poder tener al Jefe del Estado en la Ciudad y de manera respetuosa pero franca poder exponerle las necesidades del Departamento y escuchar algunas posibles soluciones, lo que los pereiranos y risaraldenses oyeron fue las mismas sandeces de todos los dias y las mismas propuestas ridículas para los grandes problemas de la región.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -