17.1 C
Pereira
sábado, noviembre 26, 2022

Otra vez La Romelia-El Pollo

Otra vez está cerrada la variante La Romelia – El Pollo por un nuevo deslizamiento sobre la vía y otra vez no solamente se vuelve un caos el tráfico que viene y va desde el Valle del Cauca y el Sur del país hacía Antioquia y el Norte, sino que la Ciudad y el vecino municipio de Dosquebradas tienen que recibir ese pesado tráfico por sus estrechas e insuficientes calles.

Lo increíble de esto es que el nuevo derrumbe ocurrió exactamente en el mismo lugar donde a principio del año otro deslizamiento había tapado la calzada y dejado sin servicio la importante vía y donde en los últimos dos meses la variante ha tenido que ser cerrada varias veces por la misma causa. Es decir que los trabajos que ha realizado una y otra vez el Instituto Nacional de Vías han resultado un fiasco.

Por supuesto que el invierno ha sido intenso y las lluvias han desestabilizado las laderas de estas y de muchas otras vías en la región, pero no hay razón para que en un sitio donde la ladera no es pendiente, ni está cerca a la vía, no haya sido posible controlar la continua caída de tierra y piedras sobre la calzada, con la conocida consecuencia sobre el pesado tráfico que circula por la variante.

Qué clase de estudios y análisis se le han hecho a la zona afectada y qué trato se le ha dado a la ladera para evitar que la tierra se siga viendo abajo, cubra cada vez la calzada en ambos sentidos, como ocurrió este fin de semana y tanta otras veces, y deje sin servicio una se las carreteras de más alto tráfico de la región.

El empañetado que se ha hecho allí no parece corresponder al tratamiento que exige una vía de semejante importancia y por donde viaja la carga pesada que se mueve entre el sur-occidente y el norte del país y viceversa. Prueba de esto, es que lo que allí ha hecho el Invías, es lo mismo que dos o tres semanas después ha tapado la calzada.   

Mientras tanto, el alcalde Maya debe no permitir que el tráfico pesado que está siendo desviado ingrese más a Pereira por la avenida 30 de Agosto o por la Avenida de las Américas y exigir que se desvié por la variante Condina para tomar la tradicional vía Punto Treinta – Terminal de Transportes, antes que el peso de estos vehículos acabe de deteriorar la ya maltrecha tela asfáltica de estas vías.

Esto sin hablar del nudo que están formando desde Unicentro hasta los semáforos de Fátima por cuenta de la desviación que ha obligado los trabajos de construcción del llamado intercambiador del Aeropuerto.

Qué esperanzas, pues, con la tantas veces prometida doble calzada La Romelia-El Pollo si el Instituto de Vías que es la entidad que la va a construir es la misma que no ha sido capaz de tratar la ladera que cada tres semanas deja caer cientos de metros cúbicos de tierra y piedras y pone fuera de servicio la vía.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -